Gracias por ser MEJORES CATEQUISTAS

14y15 2 2Encuentro Diocesano de Catequistas

Alberto Calderón Ramírez

“Gracias por su esfuerzo para ser mejores catequistas”.

“Nuevos catequistas para una Nueva Evangelización” fue el lema que enmarcó el desarrollo del XIII Encuentro Diocesano de Catequistas, el cual tuvo lugar el pasado domingo 2 de septiembre, en el Auditorio “Bicentenario”, de Morelia, con la asistencia de más de 2,600 catequistas; entre hombres y mujeres de toda la Diócesis.

Durante la jornada, que comenzó a las 9 de la mañana, se desarrollaron actividades de animación, reflexión y oración, orientadas a fortalecer la vocación del catequista, para responder a los nuevos desafíos, e impulsar con audacia y creatividad las nuevas formas de hacer catequesis en las periferias y en las nuevas realidades socioculturales.

El Encuentro Diocesano estuvo encabezado por el P. Otoniel Ochoa Nieto, coordinador del Secretario Diocesano de Catequesis y su equipo de trabajo, quienes, con ánimo y empeño, hicieron posible el desarrollo puntual del evento.

El Tema principal estuvo a cargo del P. Otoniel, quien habló de la importancia de la “Iniciación Cristiana”. En su alocución, precedida por un video en el que se evidenciaron testimonios de catequistas, padres de familia y adolescentes que han llevado un proceso de Catequesis, así como de quienes se resisten a llevar procesos de Catequesis. Ante este contexto, el sacerdote responsable diocesano de la Catequesis señaló que el mundo de hoy está cambiando, y la sociedad ya no es la misma, pero sobre todo la gente está más lejos de Dios.

Y ante esta realidad, destacó que la Iglesia, consciente de este suceso, quiere que la Catequesis no esté reducida a una Catequesis de aprendizaje, sino a un espacio de encuentro con Cristo: “Este cambio de sociedad nos trae el reto de renovarnos. La Iglesia necesita una Nueva Evangelización y nos invita a encontrar nuevas formas; necesitamos una nueva estructura, y la Iniciación Cristiana es la respuesta de la Catequesis a la Nueva Evangelización”, destacó el P. Otoniel.

Asimismo, explicó que con la Catequesis de Iniciación Cristiana, con la que se busca responder a la Nueva Evangelización, se busca también que los catequizandos tengan la oportunidad de conocer las verdades de fe, de iniciarse en la oración, en la vida sacramental, en la vivencia de los Sacramentos, en la vida comunitaria, y en el inicio en la misión. Pero también resaltó que, para que esto se haga realidad, se necesita tiempo: “No se puede llevar una Catequesis ‘exprés’, a Dios no le gusta lo ‘exprés’”, afirmó.

El P. Otoniel subrayó enfáticamente la necesidad de que las catequistas sean actores importantes en esta Nueva Evangelización, con el ejemplo de oración y el testimonio de vida cristiana: “A ti te necesitamos para que se haga realidad esta Nueva Evangelización, es importante que los catequistas entiendan que deben tener un encuentro personal con Cristo; estar convencidos del amor de Dios; ser conscientes de su vocación; y ser hombres y mujeres de oración, anclados en la comunidad cristiana, pero también personas de diálogo y de testimonio”, les pidió a las catequistas.

14y15 8El Pastor diocesano celebró la Eucaristía con las catequistas

Durante la mañana, el Sr. Arzobispo D. Carlos Garfias Merlos se hizo presente para celebrar la Eucaristía y en ella dirigir un saludo y un agradecimiento a este numeroso grupo. Durante la Celebración, en la que estuvo acompañado por cinco sacerdotes, ante todo agradeció el esfuerzo de participar en este evento: “Agradezco mucho el esfuerzo que han realizado para venir de las diferentes Parroquias a participar en este Encuentro anual de Catequistas, que pretende mantener unidos a todos los catequistas y ofrecerles un espacio de encuentro, de convivencia, de formación y de envió para realizar nuestro año de Catequesis, como se ha venido realizado en nuestra Arquidiócesis desde hace mucho tiempo”, compartió.

Don Carlos recordó también que, cuando se iniciaba en la Diócesis la Catequesis organizada –con una sistematización y un programa oportuno para ir acompañando debidamente a los niños en las diferentes etapas en las que van pasando en su infancia y poder después prolongar esta formación catequética en los adolescentes y en los jóvenes–, “parecía que no íbamos a poder encontrar la forma oportuna, y hoy tenemos que dar gracias a Dios de que se ha ido avanzando significativamente en este esfuerzo de organización, de combinación y de adecuación de la Catequesis”, resaltó el Pastor diocesano.

Y puntualizó: “Hoy quiero expresarles mi gratitud y reconocimiento a todos los catequistas: gracias por su compromiso para catequizar en las diferentes Parroquias de nuestra Arquidiócesis, gracias por su esfuerzo de capacitarse y de formarse cada vez más para ser mejores catequistas, gracias por todo lo que ustedes hacen para que tengamos una Catequesis dinámica, organizada, con todos los elementos psicopedagógicos que necesitan nuestros catequizandos”.

El Prelado subrayó enfáticamente la necesidad de seguir llevando adelante esta tarea con esperanza, optimismo y entusiasmo: “Que podamos salir de aquí con alegría y entusiasmo para seguir realizando esta misión de ser catequistas y que se distingan por su compromiso de su propia formación y por tener una organización y una manera más adecuada de brindar el acompañamiento y la Catequesis de la mejor forma posible a los niños”, concluyó.

Hora Santa y Envío

Ya por la tarde, después de compartir los alimentos, el Vicario Episcopal de Pastoral, P. Juan Manuel Quiroz Armenta, presidió un intenso momento de oración ante el Santísimo expuesto. Durante esta celebración, el P. Otoniel también dirigió una breve reflexión, en la que invitó a las catequistas a abrir su corazón para dejarse tocar por el Señor.

Posteriormente, algunos catequistas llevaron hasta el altar diversos signos: una vela encendida, sal, una olla de barro, pan y flores, signos con lo que se invitó a los catequistas a volver a sus comunidades para ser ellos la luz del mundo y la sal de la tierra, pero también para llevar con alegría la Palabra de Dios. Al final de este momento, el Vicario de Pastoral hizo el Envío de los catequistas, quienes se comprometieron a seguir trabajando en el anuncio de la Buena Nueva en sus comunidades.