TÉCNICA, Al servicio del ARTE PIADOSO

JV1A9697A fines del mes pasado, en el Centro Cultural Clavijero, de Morelia, se inauguró la Exposición “Tecnología, Arte e Historia. Las imágenes de piedad en el Antiguo Obispado de Michoacán”, con la presencia del Sr. Arzobispo de Morelia: Carlos Garfias Merlos, la Secretaría de Cultura del Estado, Dra. Silvia Figueroa, la curadora de la muestra Dra. Nelly Sigaut, de El Colegio de Michoacán, entre otras personalidades.   

Según informó la Oficina de Prensa de la Secretaría de Cultura, en la muestra pueden admirarse 44 pinturas, imágenes de bulto, ornamentos y objetos sagrados de los siglos XVII y XVIII, pertenecientes al acervo de la Catedral de Morelia, o de Santuarios y otros importantes Templos de la Arquidiócesis, así como de repositorios del Estado de Michoacán (como los Museos Colonial y Regional).

Todos estos objetos fueron, durante varios meses, sometidos a un proceso exhaustivo de análisis y restauración por parte del Laboratorio de Análisis y Diagnóstico (Ladipa) de El Colegio de Michoacán (Colmich), bajo la dirección de la Dra. Mirta Insaurralde y la supervisión de la Dra. Sigaut.

Siempre según dicha dependencia, la Exposición surgió a partir del Seminario “La pintura en el Obispado de Michoacán”, en el que se encuentran la maestra Nelly Sigaut, junto con otros investigadores de El Colegio de Michoacán, de un Museo de Morelia y algunos colegas de la Universidad Michoacana.

En dicho Seminario hasta el momento se han catalogado e investigado más de 300 objetos litúrgicos de Michoacán, “de los cuales ya se ha publicado un primer volumen de estudios y está en prensa un segundo volumen, que da detalle y seguimiento a todo el trabajo realizado durante arduos años de estudio”.

“En ese contexto y gracias a la suma de voluntades por parte del Gobierno del Estado, El Colegio de Michoacán, y el Obispado a través del Arzobispo de Morelia Carlos Garfias Merlos, fue posible esta exposición”, ya que Pastor diocesano manifestó un gran interés “porque se pueda descubrir el patrimonio que tenemos y nos comprometamos a conservarlo”. También se solicitó permiso al INAH para que autorizaran que las piezas se bajaran de los templos en los que estaban, ya que no solo es obra de Morelia, sino de Pátzcuaro y Tlalpujahua, detalló la especialista en arte sacro.

Estos exponentes –algunos de los cuales salen por primera vez de su recinto– fueron ubicados en la Sala 2 del citado Centro Cultural, divididos en cuatro Secciones: “María. Las rutas de su nombre”, “Los rostros del Obispado”, “Los protectores de la ciudad”, y “Cristo. Una historia contada en imágenes”. En la parte final de la Sala, se exhibe de manera continua un breve video explicativo del proceso de restauración, ejemplificado en el caso particular de la última pintura allí instalada ex profeso, “La defensa franciscana de la Inmaculada Concepción”, del pintor novohispano Miguel Ballejo, facilitada para esta muestra por el Templo de San Francisco, de Morelia.

Sigaut comentó que entrarán en una etapa de padrinazgo para hacerse cargo de la restauración de alguna obra “en ese proceso estamos, es nuestra siguiente meta y lo queremos lograr en este periodo de exhibición a través de visitas guiadas para que conozcan las piezas. Algo bueno está por suceder para este año o el que viene”.

A raíz de esta exposición, se informó que se llevará a cabo, del 25 al 27 de julio, el Congreso Internacional “Tecnología, Arte e Historia. Las imágenes de piedad en el Antiguo Obispado de Michoacán”, con la presencia de 25 ponentes, entre ellos investigadores expertos en Arte Sacro, provenientes de Guadalajara, Zacatecas y Durango.

La muestra permanecerá abierta al público hasta el 26 de agosto de martes a domingo de 10 a 18 horas en el Centro Cultural Clavijero, con entrada libre. Se ofrecen también visitas guiadas, que pueden reservarse al Tel. 312-0412. Aprovecha, y no deje de verla: muy rara vez tenemos oportunidad de ver reunidas tantas piezas de tal valor, y la museografía es excelente.

JV1A9763

Entre los exponentes allí exhibidos, sin duda el de mayor envergadura, tanto por su tamaño como por su complejidad, es “El juicio de Jesús”, del pintor Xavier de Tapia (siglo XVIII). En él se representa, con profusión de detalles, lo que, siguiendo la Escrituras y algunas tradiciones, se sabe de Pilato y de los miembros del Sanedrín (consejo supremo judío en tiempos de Cristo), en relación al Juicio de Nuestro Señor. Las cartelas ubicadas debajo de cada consejero, manifiestan la opinión particular que a cada uno de ellos se atribuye respecto del Redentor. Curiosamente, si se examinan y se suman las opiniones, la mayoría no le eran contrarias a Cristo (aunque tampoco abiertamente favorables), pero sí le eran adversas las más influyentes: las de Anás y Caifás, quienes tenían el poder de movilizar al violento populacho que les era adicto.

Otra pintura notable, por su expresión piadosa y sublime, es sin duda “Nuestra Señora del Pilar”, del famoso artista novohispano Juan de Sámano (a quien se atribuyen, por cierto, los grandes lienzos de los Apóstoles Pedro y Pablo, situados sobre las salidas laterales de Catedral), del siglo XVIII, pintura que pertenecen al acervo del Templo de Las Rosas, de esta ciudad. La expresión de la Virgen –pese al enérgico ademán que hace nada menos que a Santiago Apóstol (según una muy antigua tradición), a quien ordena erigirle allí mismo un Santuario– revela gran serenidad y piadoso recogimiento.

JV1A9769

Arte, ciencia y técnica al servicio del patrimonio cultural

El ya mencionado Laboratorio de Análisis y Diagnóstico (Ladipa) de El Colegio de Michoacán (Colmich), fue fundado hace ocho años. El laboratorio trabaja en dos líneas, las cuales son el Patrimonio Cultural y Patrimonio Natural y lo que se ha tratado es de vincularse con algunos sectores como son el académico y el productivo. El Laboratorio actualmente tiene equipo de infraestructura científica, se tiene un área de microscopía que va desde la óptica hasta la electrónica de barrido, y otra área de espectroscopía con diversos equipos, lo cual se aprovecha para el estudio y manejo sustentable del patrimonio cultural y natural. Señaló que lo que caracteriza a LADIPA es que el equipo es usado para el estudio y apoyo en mejoras del patrimonio.

En particular, entre los trabajos que han abordado el Patrimonio Cultural está el realizado sobre los objetos litúrgicos de la actual Exposición (donde intervinieron restauradores de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente, de Guadalajara); y entre los relativos al Patrimonio Natural, vinculados con el sector productivo, están los estudios “El uso y manejo textil de fibra de piña”, “Determinación e identificación de compuestos orgánicos volátiles en la fresa” y “Evaluación de la vida-anaquel de una salsa comercial tipo gourmet, mediante espectroscopía”.

En el caso del cuadro analizado en el video, en éste se explica que “la pintura se tensó sobre un bastidor de madera de base ¿??, con desarrollo en forma de arco de medio punto, reforzado mediante dos tablas ¿?”. El análisis de los materiales de la pintura, reveló que la tela se hizo con fibras de lino y cáñamo. El autor original, para cubrir la superficie, unió cuatro trozos de tela de una vara y sesma de ancho (aprox. 1.14 ms), más pequeños fragmentos de arco en los lados y en lo alto. La fotografía infrarroja reveló que el pintor realizó algunos cambios en la posición de los personajes del lado izquierdo. El que se encuentra a la izquierda de San Francisco, inicialmente tenía su brazo flexionado y empuñado a la altura del pecho; lo contrario sucedía con el personaje que está a sus espaldas, quien tenía el brazo extendido. Con análisis no invasivos, se pudo determinar la composición química de los pigmentos: los rojos son de hierro, los blancos de plomo. Para conocer más a fondo la tecnología de la pintura, se tomaron muestras muy pequeñas de tela (uno o dos milímetros) para su análisis al microscopio, lo cual arrojó que el lienzo se preparó con un aparejo de tonalidad blanca ¿??, compuesto principalmente por carbonato cálcico y ¿?cola?, y mide apenas la tercera parte de un milímetro. Sobre el aparejo se extendió una ¿??ción roja más delgada que la anterior, compuesta principalmente por óxido de hierro. Uno de los matices protagónicos en esta pintura es el azul, la tonalidad se logró empleando materiales de diferente naturaleza, un pigmento ¿??, elaborado a base de cobre y otro de origen vegetal, el Íñigo o añil.

Para ayudar a secar el añil, se le agregaba ¿?? finamente molido. Los artistas novohispanos consolidaron sus propias fórmulas tecnológicas, aprovechando los materiales que tenían a su alcance, algunos de los cuales se producían localmente, como el íñigo y la grana cochinilla. Mediante el diagnóstico, los restauradores obtienen los elementos necesarios para tomar decisiones acerca de los tratamientos que aplicarán, tomando en cuenta el grado de deterioro que el mismo diagnóstico arroja. Tras el diagnóstico, inicia la intervención; primero se busca frenar procesos activos que causan deterioro, después se busca estabilizar la estructura material de la obra, actuando directamente sobre las partes que se encuentran débiles, empleando materiales compatibles física, química y mecánicamente con los originales. Una vez recuperada la estabilidad física de la obra, se tratan los aspectos estéticos, ya que, además de lograr que los bienes artísticos e históricos perduren, también se busca que puedan ser disfrutados por todos los miembros de la sociedad. En cierto sentido, los restauradores son los guardianes silenciosos de la memoria; gracias a su trabajo, estas obras recuperaron una vigorosa presencia.