Fiestas parroquiales

14 4de4 1Un Sagrado Corazón que late en cada uno de nosotros

El mes de junio está especialmente dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, cuya fiesta se resume en el amor. Amor que se vivió durante la primera semana del mes en la ciudad de Pátzcuaro, especialmente desde la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús en la colonia Ibarra, desde donde se suscitaron varias actividades con motivo de festejo, pero no cualquier festejo, uno que sería a lo grande, con mucho gusto y alegría que galardonara a todos los feligreses de la ciudad y sus alrededores.

La preparación dio inicio con la Novena el 31 de mayo en una de las calles aledañas a la parroquia, teniendo a su vez, varias actividades culturales que daban fuerza a dicha preparación durante toda la semana. Llegado el viernes 8 de junio como uno de los días importantes del festejo, desde muy temprano se inició con las mañanitas con mariachi y banda, posterior a ello, hubo primeras comuniones, misa solemne, procesión con el Sagrado Corazón de Jesús, misa de acción de gracias y la muy querida verbena popular, acompañada del baile de las guarecitas y juegos pirotécnicos.

Para el día sábado 9 de junio se inició el día con matrimonios en misa común, seguida por las confirmaciones donde nos acompañó y presidió la celebración eucarística el Vicario Episcopal Abel Mora Escobedo, al cual se le recibió con mucha alegría. Llegando a las 6:00 de la tarde, como es costumbre, se dio la entrada de la cera con la comunidad y guarecitas, para dar inicio a la celebración de la misa para la bendición de la misma.

Llegado el domingo 10 de junio, día tan esperado para todos y como es costumbre, amanecimos tan gustosos que a un mismo ritmo cantamos las mañanitas al Sagrado Corazón que latía en nuestro interior, a fin de vernos más unidos y llenos de vida. Pero no se detuvo ahí, el Santísimo Sacramento también quería salir y durante la misa, fue expuesto ante su pueblo, pueblo que lo quiere, lo admira y respeta. Las guarecitas no paraban de bailar al son de la música, pues ellas estaban gustosas por el festejo, que acompañaron en precesión al Sagrado Sacramento. Cerrando con broche de oro se tuvo la misa de bendición y acción de gracias, a su término el corpus, quema de castillo y verbena popular.

 

Responder, como San Antonio, al llamado de Santidad

El P. Agustín Ramírez Santoyo, párroco de la comunidad activa y fervorosa de San Antonio (Villalongín), se dijo muy contento por la participación de todos los feligreses en las diversas actividades que se realizaron con motivo de la fiesta en honor de su Santo Patrono: el novenario, las procesiones y hasta la convivencia que tuvo lugar en la sede parroquial. En entrevista para este semanario, agradeció la presencia del Obispo Auxiliar, Don Herculano Medina Garfias; los sacerdotes y todos aquellos que participaron del banquete Eucarístico en la Solemne Concelebración que se llevó a cabo en punto de la una de la tarde, ese día trece del corriente. Mostró su gratitud por mostrar un mayor interés en la formación de la fe que va en aumento y que dio frutos en las cuarenta confirmaciones y primeras comuniones; así como por la colaboración para las labores de restauración del antiguo templo, incluso de las personas que se encuentran fuera de nuestras fronteras y son originarios de esta poblado.

Un gesto de cercanía entre el Obispo y su grey, fue la recepción de la cabalgata que realizan algunas personas para mostrar su devoción y donde, D. Herculano, saludó con alegría a los concurrentes que llegaron al lomo de su caballo para recibir una imagen del santo que se destacó “por su respuesta generosa, que surgió del conocimiento de la Palabra, […] su comunicación frecuente con Dios y su compromiso con los más necesitados”.