Fiesta del Sagrado Corazón en Coeneo

Fiesta del Sagrado Corazón en Coeneo

Alberto Calderón Ramírez

La fiesta del Sagrado Corazón en la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Coeneo, el pasado viernes 8 de junio, congregó a cientos de feligreses de todas las comunidades de la Parroquia, que llegaron caminando desde sus comunidades al templo parroquial, para participar con gran devoción de esta tradicional celebración.

Al mediodía, los fieles de las comunidades se congregaron en las dos entradas del pueblo, para caminar al templo parroquial, romería a la que se unieron el párroco P. Martín Corona, y el vicario P. Eduardo Vilchis, así como el Obispo Auxiliar Mons. Hércules Medina, quien posteriormente presidió la Misa solemne de la fiesta.

Ya en la Eucaristía, concelebrada por cinco sacerdotes, que contó también con la presencia de numerosos niños, el Obispo resaltó que la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús “es un motivo de alegría, de bendición y de gracia de parte de Dios para nosotros”.

Dijo también que Dios es tan delicado con cada uno de nosotros, que busca no hacernos daño de ninguna forma, sino que Él “quiere que nosotros aprendamos a amar como Él nos ama, y si Dios nos ama y de su amor brota esa actitud de delicadeza y de ternura, así quiere Él que nosotros nos amemos, con mucha delicadeza, con mucha ternura, y que no nos hagamos daño los unos a los otros”, destacó el Obispo.

 

Fiesta del Sagrado Corazón en Morelia

Alberto Calderón Ramírez

“El amor de Dios, la ternura de Dios es inmensa, no tiene límites y nos alcanza a todos; por eso, al celebrar esta fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, tenemos que celebrar la ternura, el amor y la misericordia de Dios, que tiene su máxima expresión al contemplar a Jesús en la Cruz”, dijo el Obispo Auxiliar Mons. Hércules Medina al presidir la Eucaristía solemne de la fiesta de la Parroquia del Sagrado Corazón de la Col. Jardines del Rincón, de Morelia, el pasado viernes 8 de junio por la tarde.

Acompañado de los padres Misioneros del Espíritu Santo que custodian esta comunidad parroquial y de otros Padres de la Foranía, Mons. Medina en su homilía señaló que ante esta sociedad, donde pareciera imperar la cultura de la muerte, “nosotros los cristianos católicos, tenemos que celebrar el amor de Dios que da vida, tenemos que celebrar la vida y tenemos que vivirla con mucha delicadeza, con mucho cuidado para no dañar la vida que Dios nos ha dado. Pero, sobre todo, tenemos que plasmar en nuestra vida los rasgos del amor, de la ternura y de la misericordia de Dios en nuestra persona”.

Invitó a los parroquianos a proponer el Evangelio, con su vida, a los demás, para que su testimonio atraiga a las personas hacia Dios: “Seamos los lazos comunicantes del amor de Dios; que quienes estén a nuestro alrededor puedan experimentar esa ternura de Dios en nuestra persona”, les pidió el Obispo en la celebración