Las Santas María e Isabel

14 2de4 2

Adrián Cirilo Amado

En la Iglesia Católica, apadrinar es comprometerse a ser solidarios con los padres y los ahijados para que éstos observen siempre los significados de los Sacramentos. No se trata de un simple acto de acompañamiento, afirmó el Obispo Enrique Díaz al administrar el Sacramento de la Confirmación a 72 adolescentes durante una Concelebración Eucarística efectuada como acto central de la fiesta patronal en honor de Santa María y Santa Isabel, en la Parroquia de Morelia, Mich., dedicada a ellas.

Antes de aplicarles el Santo Crisma, el guía espiritual del Obispado de Irapuato, Gto., les dijo que serían ungidos para que sean otros Cristos.

Propuso como otro ejemplo de vida a la Virgen María, porque todo lo que Ella hizo fue por el Espíritu Santo.

Luego, mientras los hermanos Enrique Díaz, Obispo, y el P. Leopoldo Díaz, Párroco, trazaban una cruz con el Crisma bendito sobre la frente de los adolescentes, el coro y el pueblo cantaban felices: “Si el Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré?”.

Finalmente, todos aplaudieron estruendosamente a sus Santas Patronas espirituales Santa María y Santa Isabel.