Equipos de Liturgia se reúnen en Morelia

16 1de1 16

Bajo el lema “La paz esté con ustedes”, el pasado martes 1 de mayo en punto de las 9 de la mañana se llevó a cabo el XV Encuentro Diocesano de Equipos de Animación Litúrgica, así como la Institución de Ministerios de Lectorado y Acolitado para seminaristas del Seminario Diocesano de Morelia y la Institución Diocesana de Ministros Extraordinarios de la Comunión, en las instalaciones del Auditorio Bicentenario, de Morelia, el cual se vio abarrotado por la gran asistencia de equipos diocesanos laicales provenientes de varias parroquias de la Arquidiócesis de Morelia.

Desde muy temprano los laicos se fueron congregando con gran entusiasmo en este recinto, llegando con mucho entusiasmo y proponiendo varias dinámicas de animación. La música estuvo a cargo de Blanca Sánchez y su grupo SECLA.

Tras la exposición de los temas (v. recuadro), hizo su arribo el Sr. Arzobispo D. Carlos Garfias Merlos, quien agradeció la invitación y les reiteró a todos los reunidos el compromiso que tienen con la Iglesia, para impulsar la Pastoral Litúrgica y que este Encuentro les deje un fruto positivo en su corazón y les ayude a continuar formándose y preparándose para seguir sirviendo dentro de la Liturgia, que es importante para el caminar de nuestra Iglesia Particular.

Seguidamente, el momento central fue la Santa Misa, en la cual se instituyó a 11 seminaristas para el Ministerio de Lectorado y Acolitado. Diciendo: “Hoy recibimos a estos jóvenes que se han presentado para recibir el ministerio de lectorado, dentro de esta celebración con todos los que conforman los equipos de pastoral litúrgica en las parroquias y que hoy han tenido su encuentro anual para continuar su formación y preparación, y también quienes realizan el ministerio de ofrecer de manera extraordinaria la Eucaristía a los enfermos.

Es muy significativo que hoy podamos conjugar esta vinculación que tendríamos que ir haciendo más explícita y más significativa.

El ministerio de la iglesia expresa el servicio que brota de escuchar la Palabra, de celebrar la fe, de alimentarnos del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, estamos todos unidos porque comemos del mismo pan, del mismo Cuerpo y Sangre de Cristo, y este alimento es lo que nos hace sentirnos Iglesia y ser capaces de hacer de nuestra vida una oración en el servicio, y la disposición para ayudar a los que más nos necesitan. Anunciemos el Evangelio y hagamos patente la presencia de Cristo Resucitado y sigamos ofreciendo el testimonio de la Resurrección en nuestra sociedad.

El primer tema fue expuesto por el P. Leopoldo Sánchez Pérez, Abad de la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, de Pátzcuaro, con el título “Los Ministerios Litúrgicos, servidores de la Paz”, donde resaltó un objetivo central del Plan Diocesano de Pastoral: “En Cristo nuestra paz, reavivar la Pastoral Diocesana”, añadiendo aspectos importantes para el buen hacer del Ministerio Litúrgico: “Debemos tener y vivir la paz en Dios, viviendo en gracia de Dios, pues vivir en su gracia significa estar en una sintonía con la voluntad de Dios”. “Construyamos la paz como servidores de Cristo en la liturgia, pues la voluntad de Jesús es que vivamos en comunión, así que evitemos expresiones o lenguaje violento, eliminemos las intrigas entre nosotros”. Les recordó que la liturgia es para celebrar la vida de la comunidad, apoyando el trabajo diocesano que se está haciendo para construir la paz, en los centros de escucha, de atención a víctimas, etc., y los primeros que deben levantar la mano y apoyar serán los servidores de Cristo Jesús en la Liturgia, pues están en una Iglesia Particular y de ella han recibo la vida y la fe y un compromiso”. Finalizó diciendo que el Plan Diocesano es el mapa, la carta que la Diócesis quiere vivir en su proceso de evangelización”.

Posteriormente, tocó exponer al P. Óscar García el tema “La Eucaristía, manantial de la paz”. En su tema, el P. Óscar nombró los pasos a seguir para llevar a cabo la liturgia, así como el de llevar a cabo la paz entre todos nosotros: Primeramente, pidió que seamos promotores de la paz, pues es en la Eucaristía donde encontraremos ese manantial. La Eucaristía es lo más grande que tenemos, es el Sacramento por excelencia, es fuente y culmen de toda la vida cristiana, y como miembros de los equipos de animación litúrgica, tienen un ministerio específico dentro de la Eucaristía como lectores, como ministros extraordinarios, servidores del altar y todos los ministerios al servicio de la Eucaristía que tienen una función específica en ésta, que es manantial de la paz”. Y para tener paz interior, debemos estar reconciliados con Dios y con nuestros hermanos. Queremos que este Encuentro Diocesano sea el arranque oficialmente en toda la Pastoral Litúrgica de la Diócesis de este programa que el Sr. Arzobispo nos pide en el Plan Diocesano de Pastoral: el tema de la paz; y nos sumamos en este esfuerzo de promover la paz como Pastoral Litúrgica Diocesana.