19hj Alberto Calderón Ramírez

El Cngo. P. José Socorro Zamudio Pineda celebró 65 años de Ministerio Sacerdotal en la Eucaristía que tuvo lugar el miércoles 18 de septiembre por la mañana en la Catedral, presidida por el Obispo Auxiliar † Juan Espinoza y concelebrada por varios sacerdotes, entre ellos, los canónigos del Cabildo Metropolitano.

En la celebración, el Rector de la Catedral, P. Abram Díaz, leyó una felicitación que el Sr. Arzobispo envió al festejado. “Hoy que das gracias a Dios por los 65 años de vida sacerdotal, quiero felicitarte y unirme a tu acción de gracias por tu larga y fructífera vida ministerial en esta Arquidiócesis de Morelia”, se leyó en la felicitación.

Asimismo, en la homilía, el P. “Socorrito” –como es conocido cariñosamente en el Presbiterio–, agradeció el don del misterio sacerdotal, “con inmenso amor, nos hemos reunido para dar gracias de todo corazón al Todopoderoso; Señor del Cielo y de la Tierra, porque en su infinita misericordia, sin merecerlo, tuvo a bien llamarme al servicio en su Iglesia y de su sacerdocio”.

Dijo sentirse agradecido por todos los beneficio que el Señor le ha dado a lo largo de 65 años de ministerio sacerdotal, “son innumerables todos los beneficios que me ha dado, de salud, de bienestar, de sentirme feliz en el sacerdocio, porque he sentido la mano de Dios; el Señor siempre ha estado conmigo. Gracias, Señor, por todo lo que Tú me has dado, perdón por todas las faltas y pido que me concedas seguirte sirviendo hasta el día que Tú digas-”, expresó.

Por sus parte, Mons. Juan Espinoza dijo a los numerosos feligreses que participaron de la celebración, que el P. “Socorrito” durante toda su vida se caracterizó por ser un hombre sencillo, y un hombre de Dios, y un ejemplo de vida sacerdotal: “Pedimos a Dios que lo siga bendiciendo, que le siga dando fuerza; que siga dando testimonio para los sacerdotes y para los fieles, concluyó.

Al final de celebración, el P. “Socorrito”, emocionado, cantó el Tedeum de Miguel Bernal Jiménez que entonó el Coro del Apostolado de la Cruz.