congreso eucaristPROVINCIA ECLESIÁSTICA DE MORELIA, CONGRESO EUCARÍSTICO PROVINCIAL EN TACÁMBARO

-La sede del Congreso fue la Diócesis de Tacámbaro, esto aprovechando los fetejos por el Jubileo por los cien años de la erección de la Diócesis. 

REDACCIÓN DEL SEMAMARIO EL PESCADOR - TACÁMBARO 

Como preparación al Congreso Eucarístico Internacional el año que entra, las iglesias particulares, nacional, provincial y diocesanas se preparan con congresos locales para ir motivando el fervor de los fieles, así como para ir motivando a la participación. En nuestra Provincia Eclesiástica de Morelia la sede del Congreso fue la Diócesis de Tacámbaro, esto aprovechando los festejos por el jubileo diocesano por sus cien años de fundación y bajo la preparación y coordinación del padre Jesús Rivera Sobrio se llevó a cabo este magno encuentro en torno a Jesús Eucaristía que llevó por lema "Familia levántate y come, el camino es largo", uniendo con ello la base de la sociedad y de la Iglesia: la familia y la Eucaristía.

El Congreso se llevó a cabo los días 9 y 10 de agosto en la ciudad episcopal de Tacámbaro, el viernes nueve, hacia las cuatro de la tarde, fueron llegando los representantes de las Diócesis de Ciudad Lázaro Cárdenas, Apatzingán, Morelia y Zamora, así como algunas secciones de la adoración nocturna mexicana de la Diócesis de Tacámbaro de las parroquias más lejanas. Cada delegación fue recibida en las parroquias de la ciudad: San Jerónimo, Fátima, Llanos de Canícuaro y La Purísima, en las que se les dos horas de adoración Eucarística, se celebró la santa misa y se tuvo una cena convivencia con los fieles de dichas parroquias que tuvieron a bien ofrecerlo con gusto y caridad.

El día sábado 10 de agosto desde temprana hora se reunieron en las sedes alternas dispuestas para las respectivas conferencias: Adoración Nocturna y Ministros Extraordinarios de la Comunión en la Catedral, Jóvenes en el Santuario de Guadalupe, Matrimonios en el templo de Fátima, Sacerdotes en la Curia Diocesana y las Religiosas en la casa de formación de las Siervas de la Inmaculada Concepción. En cada sede se trabajó, bajo ponencia de obispos, sacerdotes, religiosas y laicos el lema del Congreso de acuerdo a quienes estaban ahí reunidos, esto se llevó a cabo de nueve de la mañana a doce del día, hacia el medio día todos los asistentes se congregaron en el templo de Fátima para de ahí partir en procesión con el Santísimo Sacramento hacia el lugar de la clausura del Congreso, el auditorio de la Curia Diocesana, donde se llevó a cabo la solemne celebración Eucarística, presidida por don Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Morelia, quien se centró en el lema del Congreso y en el texto de la multiplicación de los panes y los peces.

Terminada la misa se compartieron los alimentos y los asistentes regresaron a sus respectivas parroquias recordando que el Congreso no terminaba con esa clausura, sino que nos comprometía a motivar la devoción eu carística en nuestras familias, en los grupos apostólicos y en el lugar donde nos encontremos. Verdaderamente nos dimos cuenta que como familias necesitamos levantarnos y comer este Pan del Cielo para poder caminar. Nos vemos en el Congreso Eucarístico Nacional el próximo 20, 21 y 22 de septiembre en Mérida, Yucatán y, por qué no, el próximo año en Budapest (Hungría).