hkjhkCecilia Sierra Paniagua

A fin de compartir con la iniciativa privada las experiencias logradas con las acciones emprendidas por la Arquidiócesis de Morelia para atender a las víctimas de las violencias, el pasado jueves 8 de agosto se presentó al Coordinador Nacional de Mesas de Seguridad, Orlando Camacho, y a autoridades estatales el proyecto de Centros de Escucha de la Arquidiócesis de Morelia.

Durante la visita, encabezada por Mons. Carlos Garfias Merlos y el Secretario de Gobierno, Lic. Carlos Herrera Tello, se dio a conocer los nobles fines del proyecto, como la reconciliación con la sociedad, el consuelo, la esperanza, el acompañamiento a las víctimas de las violencias y el perdón.

Monseñor Garfias destacó que los Centros de Escucha –10 hasta ahora en nuestra Iglesia diocesana– cuentan con áreas específicas, como un espacio para el acompañamiento jurídico, el psicosocial y el médico, “para que, en su conjunto, podamos darle el acompañamiento y el cauce oportuno”.

El P. Juan Pablo Vargas Barrera, coordinador diocesano de la Dimensión Pastoral de Justicia, Paz y Reconciliación, refirió durante su participación que en los Centros de Escucha hay profesionales de manera permanente, disponibles para todas aquellas víctimas directas e indirectas de las distintas formas de violencia.

En cada una de los Centros disponibles se busca brindar “atención espiritual desde la fe, recuperar la esperanza, que las personas perdonen y se reconcilien con la sociedad, con los vecinos, con Dios y busquen perdonar al agresor de sus seres queridos”, expresó el P. Juan Pablo.

Estos Centros, así como el de Tratamiento contra las Adicciones, de Jesús del Monte, es un esfuerzo desde la Iglesia Católica para seguir aportando en la respuesta a la emergencia que atraviesa Michoacán y nuestro país a causa de la inseguridad.

Entre los trabajos emprendidos por la Iglesia para recuperar espacios públicos y volver a una paz duradera, se dio a conocer la implementación de las Misas Callejeras, aplicadas en espacios que han sido escenarios de violencia y que han logrado una excelente aceptación por parte de las víctimas.