19 1de2 4 Alberto Calderón Ramírez

Con el objetivo de unir esfuerzos en el trabajo de reinserción social de las personas privadas de su libertad de los diversos centros penitenciarios del Estado, la Pastoral Penitenciaria de la Arquidiócesis y el Sistema Penitenciario de Michoacán iniciaron el pasado jueves 16 de mayo, en el Cereso “Hermanos López Rayón”, de Zitácuaro, Mich., un trabajo conjunto que consistirá en visitar los diversos penales michoacanos para motivar la buena atención a los internos de las cárceles del Estado.

El Obispo Auxiliar de Morelia † Víctor Alejandro Aguilar Ledesma, y la Mtra. Citly Velasco Martínez, hasta entonces Coordinadora del Sistema Penitenciario de Michoacán, encabezaron esta vista, la cual se desarrolló en ambiente fraterno.

En un primer momento, se tuvo una mesa de trabajo con los directivos de este Cereso, a quienes el Obispo agradeció la disponibilidad para que la Iglesia pueda realizar estas actividades en favor de las personas privadas de su libertad, y los invitó a trabajar con empeño y caridad para dar una buena atención a los internos e internas: “Ayudemos a nuestros hermanos internos para que realmente se puedan rehabilitar, y así logren la sanación interna en su corazón, para que se perdonen, puedan perdonar y puedan tener un cambio en su vida”, les pidió el Obispo.

Posteriormente, Mons. Víctor y las autoridades estatales se dirigieron al interior del penal, en donde tuvo lugar la Santa Misa, que presidió el Obispo, con la presencia de toda la población varonil y femenil, a quienes les recordó que, aunque estén privados de su libertad física, su corazón no puede ser encarcelado: “Su fe, su pensamiento, su voluntad son libres. Aunque viven en estos espacios privados de la libertad física, pueden vivir la libertad espiritual, la libertad de los hijos de Dios y pueden, desde aquí, amar y servir a Dios y a sus hermanos...”.