píuúoAdrián Cirilo Amado

El Resucitado que festejamos quiere testigos muy alegres y valientes, capaces de contagiar su fe al salir de esta celebración, afirmó el Obispo Auxiliar de Morelia, D. Víctor Alejandro Aguilar, al presidir una Eucaristía concelebrada el 22 de abril en Villachuato (Mpìo. de Puruándiro), Mich., dedicada a Señor de la Salud, titular de la Parroquia de esta localidad.

La Resurrección del Señor es la razón de nuestra más grande alegría…, esta certeza debe llenarnos de esperanza, no dejemos que nos dominen otros factores: no tengan miedo, sean firmes testigos del Cristo vivo porque, seamos dignos o no, Él está con nosotros… y lleva el hilo de la historia, dijo con gran fogosidad.

El Obispo Aguilar Ledesma le recordó a la Asamblea que San Pedro también se avergonzó de Jesús, pero después de encontrarlo Resucitado se llenó de valentía y de fe, al grado de no solamente dar testimonio con palabras, sino con su vida misma. Entonces, que las circunstancias de la vida no nos apachurren… no salgan de esta Misa como entraron, sino transformados en testigos alegres, valientes… vayan, cuenten, transmitan su fe a cuantas personas pueda cada quien…, y cuando tengan problemas, platíquenselos a Jesucristo, no a otro que quizá esté sufriendo dificultades peores.

El Resucitado, el Señor de la Salud, quiso quedarse con nosotros, con ustedes. Por eso, sean testigos alegres y valientes, los exhortó.

Aparte del párroco anfitrión, P. Guillermo Salvador Corona Magaña, participaron en el banquete eucarístico el Vicario Episcopal P. Raúl González Ortega, el Vicario Foráneo P. Salvador Cisneros y 14 sacerdotes más.

Con motivo de esta festividad, fueron bautizados 22 niños, otros 90 hicieron la Primera Comunión y 99 fueron confirmados. Realizaron un Novenario, disfrutaron la música, fuegos pirotécnicos y la vendimia multicolor. El pequeño pueblo estuvo de gran fiesta.