jornada11Jornada Mundial de la Juventud

Alberto Calderón/David Juárez

La XXXIV edición de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se realizó en Panamá del 22 al 27 de enero, concluyó el pasado domingo con una Celebración Eucarística en la que participaron alrededor de 700 mil jóvenes de todo el mundo, presidida por el Papa Francisco, quien envió, durante la celebración, un motivador mensaje a los jóvenes peregrinos para que se preocupen por el presente y no por el futuro.

Esta Jornada, que tuvo como lema “He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38), fue la tercera realizada en América Latina, después de Buenos Aires 1987 y Río de Janeiro 2013, y tuvo como principales ejes a la Virgen María y la Vocación, además de ser el culmen de las temáticas de las Jornadas de 2017 y 2018. También coincidió con los resultados de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la Juventud, la Fe y el Discernimiento Vocacional, que se realizó en octubre de 2018.

Las actividades de la Jornada dieron inició el martes 22 de con la Misa en la que el Arzobispo de Panamá, Mons. José Domingo Ulloa, dio apertura a la JMJ, en el llamado campo de Santa María de la Antigua, ubicado en la Cinta Costera de Panamá. En esta ceremonia de apertura, el Arzobispo agradeció a los peregrinos presentes, y agradeció al Papa Francisco la oportunidad de organizar este evento.

El miércoles 23, a las 4:16 pm, hora local, el avión papal aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Tocumen. El Papa Francisco fue recibido por el Presidente de Panamá, la Primera Dama y demás autoridades civiles, junto con los Obispos de la Conferencia Episcopal Panameña, además de cientos de personas dentro del Aeropuerto. El acto de bienvenida estuvo amenizado con bailes autóctonos y música de la región. Después de este momento, el Papa hizo un recorrido por las diferentes calles de Panamá rumbo a la Nunciatura, donde se hospedó durante su estancia en este país.

Entre las actividades del jueves 24, después de los actos oficiales de bienvenida por parte del Presidente de Panamá y la reunión con los Obispos de Centroamérica, el Papa Francisco llegó al campo de Santa María la Antigua y luego de un recorrido por la Cinta Costera en el papamóvil, inició la ceremonia de bienvenida con el himno de la Jornada. El Papa Francisco hizo su ingreso a la tarima principal junto con 5 jóvenes de cada uno de los Continentes, quienes agradecieron la visita del Papa a Panamá en distintos idiomas. El acto continuó con diversas presentaciones artísticas y culturales. San Juan Pablo II, San Juan Diego, San Martín de Porres, Santa Rosa de Lima, San Juan Bosco, San José Sánchez del Río y San Óscar Romero fueron presentados como los Patronos de la Jornada.

Para el viernes 25, el Papa celebró la liturgia penitencial con jóvenes privados de su libertad en el Centro de Cumplimiento de Menores “Las Garzas” de Pacora. Por la tarde, se reunió en el Campo Santa María la Antigua en la Cinta Costera y ahí presidió el Vía Crucis con la participación de unos 500,000 jóvenes, y al final les dio una meditación.

El sábado por la mañana, el Papa celebró la Misa con el fin de consagrar el altar de la Basílica Catedral de Santa María la Antigua con sacerdotes, personas consagradas y movimientos laicos. Y ya por la tarde, el Pontífice presidió la vigilia de Oración y la Adoración Eucarística con la participación de más de 800,000 jóvenes en el Campo “San Juan Pablo II-Metro Park”.

Por la mañana del domingo 27, el Santo Padre celebró la Misa de Clausura de la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019 (JMJ) en el Campo “San Juan Pablo II”, en la que hizo una invitación a los jóvenes a seguir el ejemplo de María que, con su “Hágase” se animó a decir sí a la misión que Dios le había encomendado.

“Todos estos días de forma especial ha susurrado como música de fondo el ‘Hágase’ de María. Ella no sólo creyó en Dios y en sus promesas como algo posible, le creyó a Dios y se animó a decir ‘sí’ para participar en este ahora del Señor”, dijo el Papa en referencia al lema de la JMJ Panamá 2019 “Hágase en Mí según tu palabra”, palabras que respondió María al momento de la Anunciación.

María, dijo el Pontífice, “sintió que tenía una misión, se enamoró y eso lo decidió todo”. “Ustedes sientan que tienen una misión, déjense enamorar y el Señor decidirá todo”, aseguró a los 700 mil jóvenes ahí reunidos

Asimismo, en su homilía, el Papa Francisco señaló que los jóvenes “no son el futuro”, sino el presente, “el ahora de Dios” que los convoca en sus comunidades y ciudades para ponerse de pie y “tomar la palabra y poner en acto el sueño con el que el Señor los soñó”.

“No mañana, ahora, porque allí, ahora, donde esté su tesoro allí estará también su corazón; y aquello que los enamore conquistará no sólo su imaginación, sino que lo afectará todo. Será lo que los haga levantarse por la mañana y los impulse en las horas de cansancio, lo que les rompa el corazón y lo que les haga llenarse de asombro, de alegría y de gratitud”, afirmó.

El Papa les dijo: “El Señor y su misión no son un ‘mientras tanto’ en nuestra vida, un algo pasajero, no son sólo una Jornada Mundial de la Juventud: son nuestra vida de hoy y caminando”.

Al término de la Misa de Clausura de la Jornada Mundial de la Juventud, el Cardenal Kevin Joseph Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, anunció que la sede del evento internacional del 2022 será la ciudad de Lisboa (Portugal).

Mientras tanto, el Santo Padre se dirigió al Hogar “El Buen Samaritano”, donde conversó con los jóvenes enfermos de SIDA y, finalmente, a las 4:00 de la tarde, en el Estadio “Rommel Fernández”, dio su último discurso con los voluntarios de la Jornada Mundial de la Juventud. Y a las 5:30 de la tarde, en el Aeropuerto Internacional de Tocumen, se dio la ceremonia de despedida, para luego, una hora más tarde, iniciar su vuelo hacia Roma.