San Diego de Alcalá, modelo de sencillez y humildad

14 1de2 06

Juan Luis Valdovinos Anita

Este pasado 13 de noviembre, la Parroquia de Quiroga, Mich. festejó a su Santo Patrón, San Diego de Alcalá. Desde muy temprano, los devotos de San Diego acudieron a cantarle las mañanitas, al medio día se concentraron un millar de danzantes (“los Moros”), que fueron recibidos por el Vicario Episcopal y párroco del lugar P. Abel Mora Escobedo, y 10 sacerdotes que lo acompañaron. Juntos se encaminaron hasta el templo parroquial, donde se celebró la solemne Eucaristía, la cual fue presidida por el P. Abel y dirigió la homilía el P. Adrián Tapia Juárez, párroco de Lagunillas, quien comentó: “…hablar de San Diego es hablar de sencillez y humildad. San Diego no estudió, pero fue grande por su humildad y amor a los pobres. Y más, porque creyó en Dios y le creyó a Dios; por eso, en su imagen miramos los signos del amor: su canasta con flores, signo de generosidad hacia los más necesitados; su cruz en la mano es signo de ese amor a Jesucristo su Maestro, y que con su ejemplo hizo lo que Cristo nos pide: ‘el que quiera ser mi discípulo, que tome su cruz y me siga’. Al final de su vida se dedicó a la oración. Pidámosle, en este fiesta y siempre, que nos llene de alegría, que nos lleve amar a Dios y al prójimo”.

Concluyendo la Celebración Eucarística, el P. Abel agradeció la presencia de los sacerdotes, comunidad indígena, los cargueros, moros, a las autoridades civiles y a toda la comunidad, a todos con cuyo granito de arena se realizó esta festividad. Por la tarde continuó la festividad con la Procesión y las Danzas de los Moros, que este año rebasó el millar de danzantes que, con gusto y agradecimiento, ofrecieron su danza al Santo Patrono.