Jóvenes y religiosos celebran el Día Mundial de las Misiones

16 1de3 1

Alfonso Francisco Hernández Pérez

Morelia celebró el Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND) con cientos de adolescentes y jóvenes instalados en el atrio poniente del recinto histórico. La intensa lluvia no impidió que, bajo una gruesa lona, los muchachos recuperaran el calor al ritmo de bailes y cantos que eran dirigidos por jóvenes seminaristas. Uno de los momentos más solemnes fue cuando las reliquias de los santos San Bernabé de Jesús Montoya y José Sánchez del Río desfilaron desde el portón principal hasta el templete instalado, donde imágenes de otros santos los flanquearon. Luego se presentó un ‘performance’, donde se escenificó la lucha que libra la humanidad contra los males de nuestro tiempo: drogas, modas, embarazo prematuro, fueron atacados con la prédica de misioneros que, portadores de su arma más importante, la Palabra de Dios, atacaron a estos ángeles de la muerte.

Luego, un desfile multicolor de banderas de todos los Continentes hicieron su arribo, eran aquellos entusiastas en cuyos rostros se habían pintado el símbolo de las naciones, las coreografías previamente ensayadas sacaron a relucir los mejores pasos y acrobacias de quienes conocían los cantos, textos bíblicos que, a ritmo de pop, evangelizan a las nuevas generaciones. Pero los religiosos no se quedaron atrás: sus palmas y gritos también clamaron a Jesús. Un segundo momento llegó con el rezo del Santo Rosario Misionero, su símbolo colgaba de una de las tramoyas, sus grandes cuentas de color daban significado a cada uno de los Continentes: el verde por África, rojo por América, blanco por Europa, azul por Oceanía y amarillo por Asía.

El P. Jorge Huante, de la Pastoral Vocacional y Misiones, fue un excelente conductor que supo llevar a la audiencia del entusiasmo a la serenidad, y, junto con los Misioneros Servidores de la Palabra (MSP), llenaron de reflexión cada momento.

Exposición Vocacional

Varias Congregaciones rodearon a la muchedumbre con sus estands y souvenirs, mostrando su carisma y vocación misionera, estaba OMPE (Obras Misionales Pontificio-Espicopales); también se encontraban los Misioneros Xaverianos, las Misioneras Diocesanas del Carmelo, las Hermanas del Sagrado Corazón y de los Pobres, las Religiosas Agustinas de la Enseñanza, la familia De Corde Jesu, las Hermanas de la Sagrada Familia de Urgell, así como los jóvenes del Seminario Diocesano y los MSP.J