Viento de Paz, Peregrinación Juvenil a Corea

WhatsApp Image 2018 08 28 at 19.26.15 3

Durante diez días del 13 al 24 de Agosto del presente año,  dos jóvenes sacerdotes de la Arquidiócesis de Morelia y dos laicos, viajaron al País de Corea del Sur, a la peregrinación denominada “Wind of Peace” (Vientos de Paz), donde se reunieron  con un total de 80 jóvenes entre sacerdotes y laicos, de distintas nacionalidades como Pakistán, Tanzania, Laos, Italia, Malta, Indonesia, China, Corea del Sur, y Brasil; invitados por la Arquidiócesis de Seúl y por el Emmo. Cardenal Andrew Yeom Soo-Jung, acompañados de igual forma por el Nuncio Apostólico en Corea del Sur Mons. Alfred Xureb.

Esta peregrinación tuvo lugar en la zona fronteriza entre las dos Coreas, donde los participantes pudieron conocer de cerca la Zona Desmilitarizada de Corea del Sur con un total de 260 kilómetros de largo. En un lugar lleno de historia donde se refleja los estragos de un conflicto entre ambas naciones, y a la vez símbolos de unificación entre estos dos países. El recorrido inició con la visita a la Catedral Myeong-dong en la ciudad de Seúl, la capital de Corea del sur, donde se dio la bienvenida a los participantes por parte del Comité organizador y por el Emmo. Cardenal Andrew Yeom Soo-Jung, para posteriormente trasladarse al Centro para la Unificación futura de  Corea, donde se llevaron a cabo distintas actividades como foros y ponencias con la finalidad de hacer consciencia sobre la necesidad de generar un ambiente de paz entre los individuos.

Durante los siguientes días, se visitaron lugares como Dutaeyon Valley, el Observatorio de la paz de Cheorwon, entre otros, donde se vivió más de cerca la zona del conflicto, ya que se pudo observar parte de las bases militares de Corea del Norte, una experiencia única porque durante todos los días de recorrido, se tuvo contacto directo con la diversa fauna y flora que coexiste en dicha zona fronteriza.

Los participantes pudieron experimentar un muy variado intercambio cultural  entre cada uno de los países invitados, así como la oportunidad de compartir las acciones  que se realizan en cada país en pro de la paz, y cómo estas pueden beneficiar para la futura unificación de las Coreas.

La peregrinación tuvo grandes resultados, porque de ello se aprendió que es más que necesario generar una educación en los jóvenes basada en impulsar pensamientos, compromisos, sentimientos y gestos que promuevan el lenguaje de paz entre los individuos de todas las naciones, para poder vivir en un ambiente de plena armonía