La biodiversidad PILAR DE LA VIDA

 bio

 

Alfonso Francisco Hernández Pérez

Es la naturaleza el medio en el que habita el hombre, fuente de su alimento y desarrollo. Reconocer la importancia de los recursos que nos provee y trabajar por su preservación y equilibrio es fundamental. Es por ello que la Organización de las Naciones Unidas y sus países miembros han suscrito un Convenio con la finalidad de reconocer y emprender acciones

para el mejoramiento de la biodiversidad. Para lograrlo se requiere de esfuerzos institucionales, científicos y técnicos que permitan alcanzar estos objetivos. Uno de los aspectos que rescata el convenio establece como meta el rescate de la biodiversidad, para ello se requiere erradicar la pobreza, ya que ambas están aparejadas; resulta una contradicción que buena parte de los pobres del mundo vivan rodeados de un entorno natural y éste no les genere la riqueza que requieren sin degradarlo, por lo que el reto consiste en encontrar los mecanismos para evitar la erradicación de los medios naturales y la desaparición del hambre.

Este 2018 se cumplen 25 años de trabajo en defensa de la biodiversidad; dentro de los acuerdos logrados, existe un Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 que tiene como ambiciosa misión: Tomar medidas efectivas y urgentes para detener la pérdida de diversidad biológica a fin de asegurar que, para 2020, los ecosistemas tengan capacidad de recuperación y sigan suministrando servicios esenciales, asegurando de este modo la variedad de la vida del planeta y contribuyendo al bienestar humano y a la erradicación de la pobreza.

 A este fin, las presiones sobre la diversidad biológica se reducen, los ecosistemas se restauran, los recursos biológicos se utilizan de manera sostenible y los beneficios que surgen de la utilización de los recursos genéticos se comparten en forma justa y equitativa; se proveen recursos financieros adecuados, se mejoran las capacidades, se transversalizan las cuestiones y los valores relacionados con la diversidad biológica, se aplican eficazmente las políticas adecuadas, y la adopción de decisiones se basa en fundamentos científicos sólidos y el enfoque de precaución.

Como vemos, muchos de estos propósitos son razonables, pero el tiempo se agota y a tan solo dos años de tener que alcanzar la meta, los retos aún son amplios, cientos de políticos podrán verse enfrascados en un discurso en donde, por un lado, quieren el desarrollo, pero invariablemente éste conlleva la explotación de recursos. ¿Cómo generar la sustentabilidad? Sin duda, la regulación de la sobrepoblación nos puede ayudar a garantizar la oportunidad de que futuras generaciones puedan disfrutar de un ambiente como el que ahora conocemos, con la consecuente y gradual extinción de especies que forman parte de los hábitats.