El amor de Dios nos une, y se transmite

19 2de2 4Fiesta del Santo Niño de Numarán

Omar Ortiz Bravo

Hablar de la fiesta del Santo Niño de Numarán, Mich., es hablar de Dios hecho Hombre, una segunda Navidad para esa localidad. Y sin duda alguna, tal festividad es una de las más importantes de esa región, donde, año con año, el 25 de Enero al mediodía, se congregan unos 10 mil fieles para participar de la solemne Eucaristía y celebrar al Santo Niño de la Parroquia de Santiago Apóstol, en Numarán, Mich. Resulta prácticamente difícil desplazarse con celeridad en el lugar.

Este año, en la solemne Eucaristía que presidió el Sr. Obispo de Irapuato D. Enrique Díaz Díaz, concelebró el Párroco P. Antonio Basurto, su Vicario P. Nicolás Mata y una docena de sacerdotes.

En su homilía, Mons. Enrique Díaz señaló “Hay algo que nos une y que se transmite, que es el amor que Dios nos tiene, por esta tradición del Santo Niño, es un niño recién nacido y muy pequeñito en tamaño, pero ¡cuántas personas hace congregar aquí! Pero sólo el que ama y escucha comprende que este Niño es el amor de Dios hecho carne. Pues Dios nos ama tanto, que nos manda a su Hijo hecho carne, hecho uno de nosotros, que nos acompaña en todas partes y que podemos escuchar, amar y querer. Esa Palabra de Dios hecha carne es la Palabra que nos acompaña y nos cuida” dijo. Así mismo, también comentó que “todos y cada uno debemos convertirnos en un niño, como Jesús lo solicita”

Después de la Eucaristía, la devoción continuó, ya que el Santo Niño permaneció hasta las 18:00 hrs. en la ermita y después, en solemne procesión, fue su retorno al templo parroquial; la ermita se erigió en el lugar de su hallazgo, y año con año es llevado en este día para celebrar la fe al aire libre y rodeado de inmensa multitud.