fsfsfsfsfsRecibe mis saludos afectuosos, amigo Mac:

Te platico con mucho gusto algo que observé el viernes pasado. En la Ciudad de México, hubo una manifestación femenina con mucho orden, que iba muy tranquila, cuando de repente –lo que sucede en estas manifestaciones– se meten gentes que van a destruir, a causar problemas, y empieza la violencia y el vandalismo, y entonces todo lo que se había obtenido al principio se desvirtuó de tal manera que acabó siendo una manifestación violenta, con muchos destrozos, con muchas pintas...

Pero lo que a mí me impresiona es la fuerza que están tomando las mujeres. Desde hace tiempo yo he estado observando: la mujer se ha estado preparando con mucho entusiasmo y con mucho tesón para tomar un lugar muy principal en la sociedad. La mujer está despertando, es un gigante que está moviéndose poco a poco y que habrá que estar al pendiente de cómo van las cosas porque creo que va a ser una fuerza muy impresionante que va a cambiar muchos aspectos de nuestra vida social. Y qué bueno, porque la mujer juega un papel muy importante en todos los órdenes de la sociedad: en la familia, en la ciudad, en las asociaciones, en la religión, en todas partes la mujer está tomando su lugar.

La mujer se está preparando no solamente desde el punto de vista técnico y social, sino también desde el punto de vista de la preparación personal, y eso ten la plena seguridad de que va a cambiar este mundo en un poco de tiempo más. Y qué bueno, para mí que la mujer está tomando el lugar que merece en la sociedad.

A mí me da gusto ver que la mujer está tomando su lugar, que está tomando el impulso para mejorar, para tomar puestos que antes estaban prohibidos para ella, ahora la mujer está, poco a poco, con mucho tesón, con mucha firmeza y con mucha fe, empezando a realizar cosas que antes no se le permitían. La mujer, pues, tiene en sus manos ahora una fuerza muy poderosa que seguramente va a hacer que la sociedad mejore, porque tiene valores que nosotros los hombres no manejamos muy seguido, entonces hay que observar cómo poco a poco la sociedad va aceptando ese movimiento casi silencioso que ya empieza a manifestarse en una forma muy vívida y que trae como consecuencia que las cosas empiecen a cambiar.

Qué bueno que esto esté pasando porque la contribución de las mujeres es muy importante. Antes se le tenía relegada en el hogar, en la cocina, lavando ropa, zurciendo calcetines y haciendo cosas que, se decía, eran propias de la mujer; pero ahora, qué maravilla, porque estamos observando que las cosas están cambiando, que todo será indudablemente para bien porque la mujer tiene valores que los hombres no manejamos, unos valores más profundos, más extensos y más espesos también, así que esperamos un cambio radical en un futuro muy próximo y muy mediato, que pronto estaremos presenciando cosas que seguramente van a transformar la sociedad en una forma muy radical y para bien, pienso yo.

Espero que pronto las cosas lleguen a cambiar con el concurso femenino para darle a la sociedad ese toque humanístico, ese toque agradable, ese toque hasta diría yo medio romántico, que indudablemente va a reflejarse en la sociedad.

Te mando un saludo muy cordial, te deseo lo mejor, y espero que tú también, aunque seas del sexo masculino, colabores en alguna forma para que este mundo cambie, uniéndose a las mujeres para ayudarles a la transformación de una sociedad más humana, más tranquila, más productiva y más feliz.

Recibe mis mejores deseos y un abrazo muy cordial que te envío con esta misiva. Hasta la próxima: Mac.