20 1de1 1Querido Mac:

Recibe como siempre mi saludo cariñoso y un fuerte abrazo. Estoy muy contento porque en este 31 de julio cumplo 65 años de haber contraído matrimonio con la mujer más hermosa que Dios me pudo haber dado. Estoy feliz por ello, porque nuestra vida, como la de todo ser humano, ha tenido de todo: problemas, tristezas, alegrías...; pero pues la vida tiene de todo, y por eso yo me siento muy feliz de haber llegado a estas alturas, todavía con ilusión, con la alegría de haber convivido durante tantos años con una mujer que no solamente es maravillosa, sino que tiene una capacidad de trabajo y de amor muy grande. Ha sido una bendición para toda la familia el hecho de tener una madre como la que tenemos en esta familia.

Me siento muy orgulloso de poder decir que Dios me dio a mí la mujer que realmente me hizo feliz, que para mí ha sido muy hermoso el hecho de haber vivido tantos años, 65, del brazo de una mujer que a veces se cansa, claro (y yo también), pero yo creo que hemos sobrevivido a una serie de cosas que nos han ocurrido en la vida y de las que sin embargo hemos salido adelante.

Estoy contento por ello, pero más contento estoy por los hijos que tenemos: son nueve, que nos han alegrado la vida, que a veces como que la cosa no sale muy bien, pero la vida nos ha que es muy importante estar conscientes de que no todo es como si fuéramos sobre un mar tranquilo o sobre una laguna muy suavecita, no. La vida ha tenido detalles muy fuertes, hemos vivido cosas muy difíciles; pero el Señor, el Padre, nos ha ayudado a superar todas las cosas que nos han ocurrido, unas buenas, unas excelentes, y otras no muy buenas.

Le damos gracias a Dios toda la familia, mis hijos, mi esposa y yo, por haber llegado a estos 65 años de vida conyugal. Y claro, yo no sé cuánto vamos a vivir todavía, pero lo que sea será también bienvenido y será también de mucha alegría y felicidad para nosotros. Esperamos, pues, toda la familia esté unida en torno a este suceso acaecido un 31 de julio de 1954, cuando nos unimos por la Iglesia, por el civil y creo que hay otra ley que no me acuerdo cómo se llama, pero de todas maneras, creo que las cosas han sido una bendición de Dios para nosotros.

Nuestra vida ha transcurrido muy agradablemente, no sin problemas, pero Dios nos ha ayudado a superarlos y aquí estamos, todos unidos, queriéndonos, comprendiéndonos, soportándonos, y todo lo que es inherente a una vida que va disfrutándose a través del camino, del sendero que hemos elegido desde aquella hermosa fecha en que contrajimos matrimonio Aurorita y Mario.

Esto quiere ser un canto de alabanza y de agradecimiento al Padre, al Señor por haber llegado hasta este punto y haber superado todas las cosas con cierta facilidad, pero también con cierto problema. Para mí, pues, es una cosa maravillosa decirte que hemos sido muy felices, hemos tenido problemitas por ahí, pero eso es la vida, la vida tiene de todo, y yo le doy gracias al Padre por el hecho de haber encontrado a esta mujer que me ha soportado durante todos estos años.

Bueno, pues eso es todo por ahora. Yo te envío un abrazo muy fuerte y te envío también una porción de la alegría que se siente en la casa. Te envío mi saludo cordial y mis mejores deseos, que estés muy bien: Mac.