maiz 1785357

Hola, querido Mac, recibe saludos llenos de afecto:

Me gustaría participarte dos cosas que me dan comezón en el alma: una, la desorbitada violencia que se ha extendido por toda la Patria. La otra, preguntarme cómo nuestro país, siendo un productor de frutos y alimentos de primera calidad, no los disfrutamos aquí: todos los exportamos y sólo de vez en cuando vemos frutos de exportación. Todos se van fuera del país, porque más que satisfacer nuestras necesidades, nos interesa lograr las preciadas divisas que, según expertos, mejoran la economía de mucha gente, lo cual no vemos por ningún lado. Para el hombre común, ver o comer un plátano de exportación es algo muy raro. Comer un aguacate carnoso y de lustrosa cáscara es algo inusitado. Todo lo mandamos fuera y nosotros tenemos que conformarnos con los residuos sobrantes de alimentos que sólo vemos en las mesas privilegiadas de los “ricardos” y difícilmente llegan a las mesas del grueso de nuestra población. Tenemos que conformarnos con lo que sobra de la producción y sólo en el cine vemos calidad de importación, tenemos que conformarnos con las “sobrinas” porque los mejores productos se van lejos y nos quedamos sabiendo que producimos frutos y alimentos de gran calidad que degustamos sólo de vez en cuando. Se prefiere aumentar el “producto interno bruto” que buscar con efectividad la “felicidad interna bruta” de los que habitamos esta hermosa Patria. ¿No te parece un error monumental que, produciendo frutos y alimentos de gran calidad, tengamos que conformarnos con lo que sobra, después de enviar a otros países los mejores frutos que disfrutan en otros lugares del planeta? Somos como lo que expresa un viejo refrán: Candil de la calle y oscuridad en la casa. ¿Podremos cambiar algún día? Pregunta de difícil respuesta, mientras tanto seguimos sufriendo algo que viene de algunas centurias, sin lograr cambios significativos. Se necesita un viento fresco que invite a todos los que habitamos este querido México a unir esfuerzos y con un gran amor a nuestra Patria poner los fundamentos que mejoren sustancialmente nuestro destino, pero ésta es una obra que todos debemos emprender para mejorar nuestro futuro. ¿Cómo y cuando empezar?!Ya! De otra forma seguiremos como desde hace decenios. Nos lamentamos y nos la mentamos y seguimos gritando sin ponernos en acción para lograr un cambio significativo y eficaz. Se necesita acción, no sólo lloriqueos que no solucionan nada.

El tema de la violencia destapada en nuestra patria requiere una atención urgente. Miles de muertos se acumulan sin que se hagan esfuerzos para eliminar tanta violencia. Cotidianamente los medios informan de cientos de muertos que desaparecen con una violencia antes no experimentada. Es preciso hacer algo que elimine tanto sufrimiento y dolor de familias que sufren la desaparición violenta de algunos de sus miembros. Lo peor de esta situación, es que ya nos estamos acostumbrando e ello. No reaccionamos ante la tragedia de tantas muertes que no debieron ocurrir y que llenan de luto, de dolor y sufrimiento a tantas familias. Se requieren acciones que con urgencia traten de solucionar este agudo problema que lesiona y hace sufrir a la población. Es importante buscar soluciones urgentes para acabar con este problema que se está volviendo endémico, A buscar pues soluciones y no solo lamentarnos del problema que estamos viviendo y que se está volviendo en una tragedia que sufren muchas familias, pongamos un poco de acción para eliminar tanto dolor y sufrimiento que está envolviendo a nuestro país y no permanezcamos ajenos a su solución. Recibe saludos afectuosos y un fuerte y cálido abrazo. Mac.