Una carta para inspirarte el mejor año, Mac

macsdsd

Hola, mi querido Mac:

Después de este alud de fiestas de fin y principio de año, me encantaría enviarte un párrafo encontrado en la última hoja de un calendario exfoliador, que ofrece una oración de fin de año. La transcribo íntegra porque me parece no sólo importante, sino adecuada para recibir el nuevo año. Es de los Padres Combonianos. Dice así: “Señor, al terminar el año e iniciar el nuevo, quiero darte las gracias por todo aquello que recibí de Ti. Gracias por la vida y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por lo que fue posible y por lo que no pudo ser. Te ofrezco cuanto hice en este año: el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas construí. Te presento a las personas que a lo largo de estos 12 meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que están lejos, los que me dieron la mano y aquellos a los que pude serles útil, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría. Permíteme que en este año nuevo pueda yo aplicar en mi vida tu mandato de amar al prójimo como a mí mismo para llegar a tu presencia, cuando Tú lo dispongas y entregarte buenas cuentas de mi paso por la vida. Gracias, Padre, por darme nuevamente la oportunidad de servir y amar a mis hermanos, como Tú lo mandaste. Te pido por las personas con las que compartí la vida, el dolor y la alegría.

¿Qué hacer con esta oración? Aplicarla en nuestra vida y ofrecer lo mejor de nosotros mismos, para que el mundo sea un lugar en el que se viva sin angustias ni sobresaltos y todos vivamos mejor. Entonces no eches en saco roto esta sugerencia, aplícate a hacer de tu existencia algo que valga la pena y deja una huella de bondad y amorosa entrega para mejorar el entorno en el que estamos. ¿Te agrada esta sugerencia? Pues a implementar acciones para ponerla en práctica. Dejémonos de pertenecer a la turba de “ojalateros” que se pasan la vida diciendo “ojalá fuera todo mejor para que la vida sea más hermosa”, pero no mueven un dedo para hacerlo realidad. No pertenezcas a esa cáfila de holgazanes que siempre están deseando que la vida sea más hermosa pero permanecen al margen de los acontecimientos. ¡Movámonos para hacer realidad una vida mejor para todos. Arrastra con tu ejemplo y sé un factor de cambio para mejorar el mundo en el que vivimos.

Esta coyuntura del nuevo año puede servir para sacudir nuestra modorra y plantarnos en el campo de la acción para que la vida sea mejor para todos. Dejemos de hacer proyectos y promesas que olvidamos en unas cuantas semanas pagando el precio de la frustración y el desencanto. Prometamos una o dos cosas, pero cumplámoslas con honor y con fe en un mejor porvenir. Nada de desánimos ni olvidos. Como dijo un campesino: “entonces, ¿pa’ qué ‘semos’ seres humanos?”

Te ofrezco una felicitación de Año Nuevo con todo mi afecto y mis mejores deseos por que 2019 sea un año de acciones positivas y fructíferas para tu vida. Y con mis deseos de que tu felicidad y tus éxitos sean de provecho para todos, te mando el abrazo cordial de siempre: Mac.