Te recomiendo dos libros buenos de un autor “non sancto”, Mac

dfs

Saludos decembrinos mi querido Mac:

Mi hija Aurora me sorprendió con un regalo muy apreciable: me regaló dos libros de Catón, que es uno de los periodistas y escritores más leídos hoy. Su incomparable estilo, su prosa amable y sus narraciones amenas e interesantes hacen que la lectura de sus páginas sea un paseo por el país del buen humor y la alegría, sin olvidar la sabiduría que derrocha en todas sus publicaciones.

Uno se intitula “Teologías para ateos” y el otro, “Don Abundio el del potrero”. Recorrer las páginas de cualquier título de Don Armando Fuentes Aguirre es garantía de dar un paseo por el país del buen humor y la alegría, sin olvidar los profundos conocimientos filosóficos e históricos de que hace gala este extraordinario ser humano. En cada página desgrana conocimientos muy curiosos y pensamientos muy profundos, que dejan una huella inolvidable en el alma de los lectores por su hondura de pensamiento y su peculiar visión.

Su estilo es de una narrativa corta que te permite soltar el libro en el momento que lo desees, aunque en realidad te quedas pegado en sus páginas sin el menor deseo de abandonar la lectura. En “Teologías para ateos”, cada trozo de su visión espiritual del alma te deja pensativo y como que al final de su narración no te explicas cómo puede haber personas que nieguen la existencia de un Padre Providente y Creador del Universo, si sólo basta abrir los ojos sin prejuicios para admirar la armonía y la belleza de la pequeña porción de Universo que conocemos. Y más ahora que, con los descubrimientos que se han desvelado por medio de la tecnología, quedamos estupefactos de la precisión y armonía de lo que conocemos hasta hoy.

Cada párrafo de su narración es una invitación a sincerarse y aceptar que el Creador está pendiente de sus creaturas, y recordamos las palabras del Maestro Jesús: “hasta los cabellos de tu cabeza están contados y Él ve con amor a todas sus creaturas. Creo que para aceptar esto, se requiere humildad, y una confianza absoluta en la Providencia de un Dios que ve amorosamente por nosotros, sus creaturas, sin que olvide a nadie.

Otra cosa que hay que admirar en Catón es la creación de personajes que utiliza para ejemplificar sus creencias, y desfilan en sus página personajes como el pseudo ateo Malvéne, el monje SanVirila, el dubitativo Jean Cusset y algunos personajes de su creación que nos permiten saborear la hermosa prosa, de Catón que tiene la peculiaridad de darnos una estocada en el alma para reflexionar sobre temas vitales para mejorar sustancialmente nuestra vida y hacerla más amorosa para bien de todos.

El otro libro es un desfile de narraciones campestres que no sólo nos entretienen, sino que nos hacen pensar sobre cosas muy importantes en la vida, aunque nos parezcan de poca importancia para la felicidad del hombre. Son narraciones de un personaje como hay muchos en el campo, humildes, sin instrucción escolar, pero con una sabiduría que ya quisiéramos muchos de los citadinos. Si puedes comprar alguno de estos libros será un dinerillo bien empleado y pasarás unos buenos ratos que te harán muy feliz recorriendo sus páginas varias veces y disfrutando de sus página llenas de sabiduría y muy buen humor. Recibe mientras tanto mis mejores deseos con un saludo muy afectuoso y un fuerte abrazo. Sé feliz y prepara la fiesta de Navidad con ilusión y sin gastos que te hagan sufrir después de las fiestas decembrinas: Mac.