Hagamos un alto en el camino, y examinemos por qué no nos lleva a predicar el Evangelio, Mac

10 consejos para vencer la soledad emberco.blogs .uv .es

Mac de toda mi consideración:

Encontré en un artículo de José María Gironella, escrito en 1968 en su libro “Gritos de la tierra”, unas frases que me sacudieron fuertemente y provocaron en mí reflexiones que me gustaría transmitirte. Dice el escritor: “Cristo, al hacerse hombre, escribió sobre la arena; mas lo hizo de tal forma que ni los vientos ni los dioses han podido borrar su huella. Los Evangelistas, en cambio, escribieron mucho más que Él, y pese a ello no se ha conseguido la evangelización de la tierra”. Y la pregunta que surge en la mente es: ¿De quién es la responsabilidad de que no se haya esparcido por el mundo una doctrina tan sublime como la del Maestro Jesús? Lo que podemos advertir es que, a pesar de que llevamos dos mil años de cristianismo, no se ha podido llevar a todos puntos de la tierra las enseñanzas que Cristo nos vino a mostrar con su vida y sus acciones.

Todos los cristianos sabemos que son cuatro los Evangelistas que, a través de sus escritos, nos dejaron la hermosa herencia de sus enseñanzas: Mateo, Marcos, Lucas y Juan. ¿Alguna vez, en el devenir de nuestras vidas, hemos tenido la curiosidad de leerlos y ponerlos en práctica? Tomando esto en cuenta, me di a la tarea de hacer una “miniencuesta” con 30 personas que dicen pertenecer a la Iglesia Católica. ¿Sabes cuántos han pasado sus ojos por sus páginas? Acertaste: ¡Ni uno de los entrevistados¡ Manifestaron que iban a la Misa dominical y ahí escuchaban al sacerdote la lectura de un pasaje que trataban de interpretar y, en la semana siguiente, olvidaban algunas cosas oídas en la celebración del domingo, repetían la dosis en la siguiente semana, pero no quedaba huella alguna en el corazón de los asistentes, porque muchos de ellos asistían a la Misa semanal más por obligación que por devoción.

Se han escrito centenares de libros a traves de dos milenios tratando de interpretar las enseñanzas del Maestro y no calan en la hondura de las almas de los que pertenecemos a su Iglesia. Actualmente un sacerdote español –José Antonio Pagola- se ha dado a la tarea de actualizar los Evangelios y lo ha hecho con mucho acierto, tomando en cuenta la complejidad de la vida actual y lo que el sostiene es que la Iglesia a la que la mayoría de la gente dice pertenecer, se ha convertido en una masa de “adeptos” que practican superficialmente las enseñanzas de Cristo.

La vida del hombre de hoy es muy compleja, las prisas a las que nos enfrentamos hoy, el cambio de valores nos impone buscar anhelosamente el éxito y la relevancia social, sin importar los medios para llegar a los fines que nos hemos propuesto, obligados por la presión social y demás fenómenos de nuestro tiempo, que nos empujan, muchas veces a donde no queremos llegar, y se están pagando las consecuencias en forma de depresiones, angustias y sufrimientos colmo nunca antes se habían padecido en el mundo.

Las palabras de Gironella tienen mucha miga para una reflexión muy profunda para rectificar la senda por la que vamos, sin saber a dónde nos va a llevar. Es preciso hacer un alto a el camino y ver hacia dónde nos llevará la forma en que vivimos hoy. Te invito a reflexionar esto y te ofrezco, como siempre mi afecto entrañable seguido de un buen abrazo. Mac.