Con alguna discapacidad, tal vez seríamos mejores, Mac

 Banner post ley discapacidad

Mi respetado y querido Mac:

Encontré una hermosa frase de Andrea Bocelli, ese espectacular cantante de ópera, invidente que ha superado valientemente y con una voluntad inquebrantable, algo que todos juzgamos como un triunfo inobjetable ante la adversidad y sin embargo ha llegado a triunfar no solo como artista sino como un ser humano, que superó valientemente la tragedia convirtiéndola en acicate para lograr lo que soñó, alcanzo y logró, después de vencer innumerables adversidades. Ahora su hija canta con él y es un espectáculo de una ternura que te emociona por el amoroso lenguaje corporal que manifiestan.

La frase que me hizo reflexionar es “la siguiente: “Curiosamente la naturaleza, me quitaba algo valiosísimo : la vista, me daba otro regalo, la música” Notemos algo muy importante. No hay reclamos airados a Dios, no hay enojo ni decepción. Hay una hermosa aceptación con la voluntad divina que todos aplaudimos y admiramos.

Otro fenómeno musical es el del israelita Itzak Perlman, violinista al que se compara con Paganini. Es te artista ejecuta el violín tana magistralmente que es un verdadero fenómeno de la música. Y la gente no se da cuenta al iniciar sus conciertos que sufre de poliomielitis y solo advierte un rictus raro en su rostro al iniciar sus conciertos.

A donde quiero llegar con estos ejemplos. Si hay miles de personas en el mundo que han superado sus problemas físicos o mentales a base de un férrea voluntad y el afán incontenible de transformar sus menos en más y lo logran después de una incansable actividad que corona sus esfuerzos y son un ejemplo para todos.

La pregunta que ssurge es: ¿Por qué nosotros – la gran mayoría- que tenemos la fortuna de tener todas nuestras capacidades no logramos destacar en algunas de las actividades que están a nuestro alcance? Pereza, desidia, dejarlo todo para un mañana que nunca llega.

Pretextos no faltan y al final de la vida nos vamos a encontrar de que nuestro paso por el mundo no sirvió para nada. Nos pasamos la vida nadando en la mediocridad. Es triste aceptarlo, pero es la verdad y claro que nos incomoda pero así es.

Me pregunto: ¿Qué le iremos a responder al Padre cuando nos diga, que hiciste con los 300 mil millones de neuronas de que doté tu cerebro apenas utilizaste el 10 por ciento toda la riqueza que te di como potencial para que tu vida fuera una maravilla la echaste a la basura. El enorme potencial que Dios nos regaló se quedó casi sin estrenar. Y el potencial de que nos dotó la Providencia ¿A donde se iría?

Este mundo podría ser tan hermoso si cada uno utilizara todo el potencial, pero siquiera el 25 .

Dios nos dio una herencia maravillosa y nosotros la hemos dilapidado como los hijos de los ricos, que no valoran el trabajo de los padres y dilapidan estúpidamente lo que no les costó trabajo reunir.

Recibe como siempre mis saludos afectuosos y mis mejores deseos. Un fuerte abrazo. Mac