Mac, nos falta educación para tener una democracia

raise rands

Apreciado amigo Mac:

“El mundo está enfermo”, me decía un amigo platicando sobre los sucesos que se advierten al ver lo que pasa en el planeta. Palestinos e israelíes tienen muchos años peleando y matándose entre sí; en Siria hay una guerra infame en la que se usan armas químicas y asesinan a mujeres y niños; En el país más “poderoso del mundo” gobierna un orate que ha lesionado las relaciones entre México y Estados Unidos en una forma exponencial. Y piensas: ¿cómo un solo hombre con el poder en la mano puede causar tanto daño a millones de gentes de ambos países? En Venezuela hay una crisis que afecta a sus habitantes, hasta el grado de no tener alimentos ni medicinas. Para dondequiera que dirijas la mirada, el planeta se encuentra en una encrucijada. Y esto nos recuerda que en Francia cuando gobernaba el país Charles de Gaulle, los estudiantes realizaron una protesta masiva en la que llevaban pancartas que decían: “Dios, no vuelvas la vista atrás y te ahorrarás ver a tu mundo que se derrumba”. ¿Estaremos hoy en uno de esos momentos?

Y si el mundo Está “patas arriba”, ¿cómo andamos nosotros en nuestra Patria? Se cuenta en forma anecdótica que cuando Adán y Eva fueron arrojados del Paraíso, Eva iba bañada en lágrimas y Adán, para consolarla, le dijo: “No te preocupes, mi amor, estamos en una época de transición”, y desde entonces hemos pasado por millones de épocas de transición y seguimos soportando las consecuencias, sin que, al parecer, haya ocurrido nada muy grave. Seguimos navegando en esta “canica azul” suspendida en el cosmos sufriendo y renovando esperanzas en espera de una vida mejor y más humana. Tal es nuestro destino hasta que lleguemos al portón de la eternidad.

En nuestro amado México, ¿cómo andamos? “Del cocol”. Estamos en tiempo de una elección para cambiar “redentores” que con promesas que ya sabemos que, pasados los comicios, se irán al olvido, como ha sucedido desde hace muchas décadas. Somos un pueblo que periódicamente escucha el canto de las sirenas de los políticos que, una vez llegando al poder, lanzan sus promesas al tacho de la basura y, una vez más, el desencanto y la desilusión se apoderan de nosotros durante los siguientes seis años, para reaparecer en otros comicios. No aprendemos como pueblo, y merecido lo tenemos. Y la pregunta que surge en nuestras entendederas es: ¿la democracia es la mejor forma de gobierno que existe hasta ahora? Y la respuesta es: si el pueblo que elige a sus gobernantes tuviera la educación y la información requerida para elegir a los mejore hombres, las cosas podrían cambiar efectivamente. Pero no es así. Nos falta información fidedigna. Lo que escuchamos a los “salvadorcillos de la Patria” en su publicidad ramplona y mentirosa, no es más que mercadotecnia política para confundir al votante con sus promesas y sus engañosos argumentos para lograr ocupar los puestos de dirección y, como se ha visto hasta ahora, muchos de ellos sólo se sirven del poder para aumentar “N veces” sus caudales, mientras el pueblo sigue tronándose los dedos para poder sobrevivir con sueldos paupérrimos. Ése es el actual estado de cosas a pesar de las promesas de los trepadores de la pirámide del poder. ¿Cuánto tiempo más seguiremos así? No lo sabremos hasta estar más informados y tener un civismo más ilustrado. De todas formas, tratemos de informarnos e ir a votar en estas elecciones que son muy importantes. Te saludo con gran afecto y recibe un cálido abrazo. Mac.