¿El Profeta Elías fundó a los Carmelitas?

elias 2

P. Pegueros: “¿El Profeta Elías fundó a los Carmelitas?... ¿A quién reconocen ellos como su fundador?... ¿Por qué se relaciona tanto a este Profeta con la Orden de los Carmelitas?... saludos en el Señor Jesús…”

Familia Villaseñor – Villaseñor (Morelia).

Desde luego que el Profeta Elías no es el fundador de la Orden Carmelitana. Este profeta vivió 900 años antes de Cristo y oficialmente los primeros “carmelitas” tienen su origen en torno al año 1200 de la era cristiana.

Por ese tiempo un grupo de cruzados, abandonadas sus armas, decidieron quedarse en Palestina, considerando la belleza del Monte Carmelo como un lugar muy propio para la meditación y el silencio. En efecto, el Carmelo es considerado “el Jardín de Palestina”. En arameo, Carmel significa: “la viña de Yahvé Dios”.

Estos primeros “carmelitas” se reunieron cerca de la llamada “fuente de Elías” y decidieron imitar la vida del profeta Elías, el profeta de Fuego, tal como lo describía el II Libro de los Reyes. El lugar les ayudaba a “fabricar, como ermitaños, la miel dulcísima de la oración, el silencio y la contemplación”.

San Alberto, Obispo y Patriarca de Jerusalén, les escribió el año 1206 su primer Regla, que llamó Rubrica Prima y que los comprometía a “ser imitadores del santo varón y solitario Elías profeta, para vivir en la contemplación de las cosas celestiales”. Afirmaban también así su descendencia de los Padres, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, que desde el tiempo de Elías y de Eliseo habían habitado en el Monte Carmelo.

Tanto entonces como después los Carmelitas no reconocieron a ninguno en particular con el título de fundador, permaneciendo fieles al modelo del profeta Elías. Además nunca se llamaron “Elianos”, sino que tomaron su nombre del lugar donde nacieron. Elías será para ellos la regla viva que se proponen imitar y en poco tiempo lo llamarían: Guía y Padre de los Carmelitas, por ser el Padre Espiritual que inspiraba su vida de Religiosos.

Ante la invasión musulmana de Palestina, la mayoría de ellos regresó a los países de Europa de donde provenían. Empezaron así a florecer numerosos conventos carmelitanos. Más tarde nacen grupos de mujeres que siguen este carisma y forman la Orden Segunda de las Carmelitas. Vendrán después los grupos de seglares: la Orden Tercera Carmelitana y la Cofradía del Escapulario de la Virgen del Carmen que se ha extendido, especialmente en toda América Latina.

En la Plaza de san Pedro en Roma, en la gran Columnata diseñada por Bernini se contemplan las estatuas de los Fundadores de las diversas Ordenes Religiosas. Está también la magnífica e impresionante del profeta Elías, con la inscripción escrita por el Papa Benedicto XIII que dice: “La Orden entera de los Carmelitas, a su santo fundador, el profeta Elías, la erigió el año de 1725”.

El Papa san Juan Pablo II resume así el mensaje carmelitano al cristiano de hoy: “Vivir como Elías una vida de oración, especialmente contemplativa, unida a una práctica cristiana de obras en favor del prójimo. Y todo enmarcado por un amor tierno y filial a María”.