futbbTe saludo con gusto, amigo Mac. Me gustaría platicar contigo de algo que he estado observando últimamente: el mundo se ha convertido en un enorme balón de futbol. Se habla de futbol, se piensa en futbol, se razona en futbol, se platica de futbol: todo de futbol. El mundo está encapsulado en una pelota de futbol, y eso trae como consecuencia que los otros problemas y los otros valores que se manejan en este planeta pasen a segundo término.

¿Qué podemos hacer? La verdad es que casi nada. Los medios de comunicación nos enfutbolizan o nos futbolizan totalmente y durante todos los días. El futbol es un fenómeno mundial, eso nadie lo puede negar. Pero estamos de tal manera enfutbolizados, que la Federación de Futbol ya está proponiendo elevar el número de equipos en los Campeonatos del Mundo de 24 a 48. ¡Imagínate nada más qué locura!: 48 equipos en un fenómeno que cada cuatro años se da en el mundo: el Campeonato Mundial, sería alargarlo semanas y semanas. Si ya de por sí estamos envueltos en futbol, si hay más equipos nos van a encapsular y no nos van a dejar ni respirar.

Creo que es necesario pensar que no sólo de futbol vive el hombre, sino de la solución de los problemas que tenemos en el planeta. No hemos hecho caso –hasta ahorita, en una forma adecuada– de la pobreza, del cambio climático, de las sequías y de tantas cosas que nos están afectando y que nos van a cobrar la factura en un futuro más o menos mediato.

El juego de futbol es bellísimo, las piruetas que hacen los jugadores son magníficas, las atrapadas de los porteros son un poema deportivo, pero todo eso no es más que humo que tarde o temprano desaparece. Pero se nos olvida todo lo demás: las guerras, el hambre, las dictaduras, los abusos de los gobernantes, la corrupción que no está ahogando, todo eso pasa a segundo término cuando se habla de futbol.

¿Qué podemos hacer nosotros como espectadores para que estas cosas se modifiquen y se moderen? Por ejemplo, no asistir a algunos juegos, aunque tengamos muchas ganas de ir, hacer el sacrificio de evitar gastar el dinero en las entradas a los estadios, para darles a entender a los directivos que no sólo es el dinero lo que importa en el deporte, sino que importa el desarrollo de la mente y el cuerpo para poder hacer que las cosas mejoren.

Bueno, pues a ver si puedes tú meditar sobre esto y si puedes dar una opinión. Así como tenemos el problema de las sequías y de la tala de árboles y estamos atendiendo eso, pues vamos a atender este fenómeno del futbol, que nos está prácticamente oprimiendo y nos está llevando a situaciones de las cuales quizá no tenemos siquiera la idea de lo que nos va a pasar. Recibe mis mejores deseos y espero que sigas siendo la persona afectuosa y amable de siempre. Te envío un fuerte abrazo y el saludo cariñoso que siempre te ofrezco: Mac.