P. Pegueros: ·“¿Quién fue Dorothy Day?... ¿Qué han dicho de ella los últimos Papas?... ¿Cómo va su proceso de canonización?... Lo saludamos en el Señor”. 

Familia Carmona-Romero (Quiroga, Mich.).

 

Day Date UnknownLa Radical piadosa, como sería conocida Dorothy Day, nació en Nueva York en 1897, en el seno de una familia protestante. De niña y de joven vivió en Chicago. Con una beca estudió en la Universidad de Illinois. No terminó su carrera, y sus padres, molestos, no quisieron recibirla en su casa. Ella se fue a vivir a Nueva York a la edad de 19 años, donde llevó una vida muy agitada y bohemia.
Encontró trabajo como periodista y pronto empezó a vivir con un compañero. Al quedar embarazada, él le pidió que abortara y ella aceptó hacerlo. Fue una experiencia muy dolorosa que la hizo reflexionar. Más adelante se casó por el civil con Foster Batterham: llevaron un buen matrimonio y tuvieron una hija, Tamar Teresa, que decidió bautizar en la Iglesia Católica y abrazar ella la fe católica. Ello fue motivo de rompimiento con su esposo.
Fundó con el periodista católico Peter Maurin un periódico: El Trabajador Católico, más tarde simplemente El Trabajador, que todavía se publica y sigue costando lo mismo que entonces: un centavo de dólar.
Luchó durante 50 años en primera línea en favor de la justicia social y por la paz. Fundó casas de refugio para emigrantes y los más pobres. Murió en Nueva York el 29 de noviembre de 1980 en medio de sus desamparados.
En 1961 viajó a Roma para agradecerle a San Juan XXIII su encíclica “Mater et Magistra” y pedirle que el Concilio Vaticano II condenara contundentemente todo tipo de guerra.
El Papa Paulo VI le mandó una carta de felicitación al cumplir ella 80 años de edad (1977).
San Juan Pablo II autorizó a la Arquidiócesis de Nueva York para comenzar el proceso de promover su causa de beatificación y canonización. El mismo Papa la declaró Sierva de Dios en 1996. Ese año se
realizó una película “La fuerza de un ángel”, realizada por las Ediciones Paulinas.
El papa Benedicto XVI, el 13 de febrero de 2013, dos días después de anunciar al mundo su renuncia al pontificado, en la audiencia de ese miércoles, citó el ejemplo de Dorothy Day, “que vivió con la ilusión de arreglarlo todo con la política… pero Dios la condujo a una adhesión consciente a la Iglesia, a una vida dedicada a los necesitados”.
El papa Francisco, en su visita al Congreso de los Estados Unidos de América (24 de septiembre de 2015), declaró: “En estos tiempos en que las cuestiones sociales son tan importantes, no puedo dejar de nombrar a la Sierva de Dios Dorothy Day, la fundadora del Movimiento del Trabajador Católico. Su activismo social, su pasión por la justicia y la causa de los oprimidos estaban inspirados por el Evangelio, en su fe y en el ejemplo de los santos”.
Algunos se preguntan si una mujer que aceptó libremente abortar puede ser santa. Recordemos a San Pablo: “Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia”.