Frutos de paz para todo el mundo, pide el Papa Francisco

En su mensaje Urbi et Orbi llama en especial a la paz en Siria e implora que la luz de Cristo resucitado ilumine las conciencias de todos los políticos y militares para que se ponga fin al exterminio que está ocurriendo.

a2

oreja2

redes

2823

 

 

HOSPITALIDAD CON LAS PUERTAS

Alberto Calderón Ramírez

 centrales

La primera fundación del Siervo de Dios Vasco de Quiroga, en Michoacán, fue el Hospital de Santa Fe de la Laguna, cuando vino en calidad de Visitador y pacificador de la Segunda Audiencia en 1533. El licenciado Quiroga puso los cimientos y estableció su célebre Hospital-Pueblo de Santa Fe; obra que perdura hasta nuestros días.

En Michoacán la obra maestra de Don Vasco fueron sus “Hospitales de Santa Fe”. Eran la mejor manera de llevar a cabo sus ideales de promoción social y evangelizadora.

Como intelectual y humanista, Vasco de Quiroga vio en esta región purépecha –una de las más antiguas del reino, ubicada a la orilla del Lago de Pátzcuaro y a los pies del cerro “El Tzirate”–, un lugar ideal para plasmar la sociedad ideal que Tomás Moro describió en su libro Utopía. Entonces fundó una institución que él llamó Hospital-Pueblo, que los indígenas también llamaban Huatápera, que significa “lugar de reunión”.

La organización del Hospital Real de Santa Fe de Michoacán fue idéntica a la que tenía el de México. Así, estructurado bajo las mismas Ordenanzas y gobernado por el Rector, los Regidores y asistido por varios Capellanes, se desarrolló en él esa vida de tipo comunal que tan halagadores resultados había tenido en México.

En estas instituciones se trataba de enseñar a los indios a vivir con una plena conciencia y responsabilidad de la convivencia humana. Durante el tiempo que permanecían en el Hospital, se sujetaban a determinadas reglas, estudiaban la doctrina, rezaban en comunidad en la Capilla, y se ejercitaban en las obras de misericordia al servir a los enfermos.

Anexas a los hospitales, se levantaban las Capillas dedicadas siempre a la Santísima Virgen María.

Allí estaba el centro de la vida económica y política de los indios. Bajo esta organización se desarrollaba una vida con caracteres comunales, muy benéfica en estas sociedades, en las cuales la ayuda mutua significaba, muchas veces, la supervivencia. Este tipo de institución tan sencilla tenía la potencia de dar a la vida indígena su sentido social, ayudándola a participar en las obras de caridad. Atendía a los dolores de los indios, amparaba a los que no tenían hogar y daba al cristianismo indígena una característica especial: la devoción mariana. Así, durante siglos, el Hospital se convirtió en el centro de la vida del pueblo.

 

Los Semaneros; celosos custodios del Hospital de Don Vascocentrales4 F

Desde tiempos de Don Vasco, los servicios del Hospital eran provistos a través de familias del pueblo que rotaban su estancia por temporadas (mensuales o semanales). Esta práctica continúa hoy día; siguen siendo ocho familias de ocho barrios, quienes son elegidas para el cuidado del Hospital, a quienes se les denomina Semaneros.

Santa Fe de la Laguna sigue siendo uno de los pueblos purépechas que aún conservan muchas de las tradiciones auténticas, entre otras los usos y costumbres, su organización social, su vestimenta típica y el idioma. Pero también la tradición de los Semaneros del Hospital, familias de la comunidad que voluntariamente aceptan por un año proveer los servicios del Hospital.

David León Espinoza, junto con su esposa y sus tres hijos, desde junio del año pasado realiza esta labor tan especial de ser Semanero: “Somos ocho familias, de ocho barrios, los que nos hacemos cargo de los cuidados de este Hospital, y nos vamos turnando cada semana para estar al pendiente de las actividades; los lunes, llega la familia que estará durante toda la semana hasta el domingo”, comenta David, quien después de veinte años de casado por primera vez tiene esta responsabilidad.

Por tradición se ha determinado que sólo los matrimonios casados por la iglesia pueden realizar esta labor, que consiste en mantener limpio los espacios del hospital y atender a los visitantes que acuden constantemente a esta histórica fundación, la cual, los viernes y los sábados, sigue siendo punto de encuentro de las familias de la comunidad, ya que los viernes por la tarde se reúnen los padrinos de velación de los semaneros, así como las familias de ambos, para realizar la ofrenda floral a la Virgen del Rosario que se venera en la Capilla, un ritual antiquísimo que conjuga la convivencia y las tradiciones purépechas en su máximo esplendor, y que concluye con el compartir de los alimentos a todo el que asiste a este momento.

Otras de las actividades sobresalientes del Hospital es la celebración de la Santa Misa el sábado por la tarde, que preside el Párroco de la comunidad, en la que participa una gran cantidad de gente del pueblo entre familiares y gente de los barrios.

Artesano de oficio, David comenta también que realizar esta labor es una gran responsabilidad y conlleva un esfuerzo económico muy grande porque todo lo que se gasta para compartir la ofrenda con el pueblo sale de sus bolsillos, pero también es de mucha satisfacción porque es motivo de respeto en la comunidad: “Es una actividad por la que han pasado generaciones enteras, y para mí ser Semanero del Hospital ha sido una experiencia muy bonita, ya desde hace mucho tiempo quería tomar este cargo porque la gente nos da un reconocimiento especial, y para mí y mi familia es motivo de mucho orgullo”, señala David.

 

La Capilla de la Virgen del Rosario, icono del Hospitalcentrale

El Hospital original, que databa de 1533, fue destruido y en su lugar se erigió en 1896 el inmueble actual, ubicado a espaldas de la Parroquia de San Nicolás Obispo, patrono también de Madrigal de las Altas Torres, la tierra natal de Vasco de Quiroga.

En su reconstrucción, tanto la Capilla como el Hospital fueron trabajados lo más apegado posible a las características de los edificios originales.

En el centro de la construcción, se encuentra la Capilla dedicada a la Virgen del Rosario, en la que  también se encuentra la Virgen de la Asunción, imágenes antiquísimas de pasta de caña que datan del siglo XVII, las cuales son veneradas en el altar principal con gran devoción por los naturales.

Solamente el altar neoclásico de la Virgen y el techo de viguería, bellamente pintada, son los elementos que ornamentan el inmueble, visitado constantemente durante el día por la gente del pueblo, así como por turistas que llegan de distintos lugares para admirar esta herencia de Don Vasco.

El Párroco de la comunidad P. Antonio Ramírez, quien acude a esta Capilla los sábados por la tarde para celebrar la Eucaristía que se ofrece por las familias de los semaneros en turno, señaló que existe una relación muy bonita de la Parroquia con el Hospital: “Aunque el Hospital pertenece a la Parroquia, hay mucha comunicación con las autoridades del pueblo, y para cualquier actividad se les toma en cuenta, y ellos a mí, para que todas las actividades que se realizan tengan un sentido cristiano, marcado por las costumbres del pueblo. Para la Parroquia de Santa Fe de la Laguna, el Hospital sigue siendo un icono y una referencia, ya que ahí se guardan los ideales de Don Vasco con mucho celo”, destacó el párroco de la comunidad.

portada2833

Cartas a Mí Mismo

Mac, nos falta educación para tener una democracia...
Mac, nos falta educación para tener una democracia

Apreciado amigo Mac: “El mundo está enfermo”, me decía un amigo platicando sobre los sucesos que se advierten al ver lo que pasa en el planeta. Palestinos e israelíes tienen muchos años peleando y matándose entre sí; en Siria hay una guerra infame en la que se usan armas químicas y asesinan a mujeres y niños; En el pa [ ... ]

Otros artículos

NOTICIAS PRINCIPALES

Por amor ¡HA RESUCITADO!
Por amor ¡HA RESUCITADO!

A toda la comunidad arquidiocesana de Morelia y a los hombres y mujeres de buena voluntad:   Les saludo a todos con mucho cariño en Cristo nuestra Paz, deseándoles unas ¡Fel [ ... ]

"Estuve hambriento... "

El pasado martes 20 de marzo, se inauguró, en las instalaciones de Cáritas Diocesana Morelia .A.P. (Zaragoza 230-3, Centro), el comedor “San Cayetano”, que prestará  [ ... ]

Hay que perdonarse y perdonar
Hay que perdonarse y perdonar

Una de las mayores dificultades humanas es perdonarse, pero mientras no nos perdonemos a nosotros mismos no lo haremos con nuestros prójimos. Cuando sucede eso, Dios tampoco nos perdona. Es [ ... ]

Entra el Señor de Araró a Zinapécuaro
Entra el Señor de Araró a Zinapécuaro

Florentino S. Fuentes Barrera Como sucede cada año, el miércoles previo a la Semana Santa, miles de feligreses católicos y devotos de la milagrosa imagen del Señor de Ar [ ... ]

Frutos de paz para todo el mundo, pide el Papa Fra...
Frutos de paz para todo el mundo, pide el Papa Francisco

Mensaje urbi et orbi del Santo Padre Francisco. Pascua 2018 Queridos hermanos y hermanas: ¡Feliz Pascua! Jesús ha resucitado de entre los muertos. Junto con el canto del Aleluya, res [ ... ]

Jesucristo Rey vencedor

Fiesta de la resurreción del Señor en Morelia.    Adrián Cirilo Amado En la búsqueda de hacer el bien a los demás, Jesús está con nosotros [ ... ]

Otros artículos