12dic

"Adornan la Navidad" 

Jacobo Soto / Alberto Calderón Ramírez

Cientos de diseños de esferas artesanales navideñas, elaboradas por las manos de numerosos artesanos, se pueden apreciar en las calles del primer cuadro del Pueblo Mágico de Tlalpujahua, que de octubre a diciembre se exhiben en el marco de la Feria de la Esfera, que desde hace 18 años atrae a miles de visitantes que llegan de diversas partes del país a apreciar y adquirir las famosas esferas que le han dado un reconocimiento internacional a este pueblo del oriente de Michoacán.

Desde hace más de 70 años, Tlalpujahua se ha distinguido por la elaboración de esferas navideñas con vidrio soplado, que destacan por su calidad, originalidad, con acabados diversos que varían según el color, la decoración y la figura; maravillosas artesanías que se elaboran en más de 350 talleres artesanales que producen más de 50 millones de esferas que se exportan para adornar los hogares de gran parte del país, así como de Estados Unidos, Centroamérica, Sudamérica, Europa y Asia.

Desde abril, hasta finales del año, las manos de los talentosos artesanos que trabajan en los cientos de talleres trabajan gran parte del día para elaborar y detallar cada esfera, que en su mayoría se caracterizan por ser esferas lisas, plateadas y diamantadas en color blanco, rojo y oro, que van desde los 2 hasta los 25 centímetros, y que tienen diversas formas de frutas, verduras, campanas o animales de diversas formas, que se pueden adquirir a un bajo costo, que se ubican en las calles principales de la comunidad y en el Auditorio Municipal, que se llenan de colorido navideño y de una gran afluencia de turistas que acuden a esta localidad.

Después de la minería, el auge de las esferas12y13dic

Tlalpujahua fue durante muchos años una población conocida por su historia colonial y minera, incluso se le dio el título de Real de Minas de Tlalpujahua, ya que fue uno de los yacimientos más importantes para la extracción de oro y plata, a través de la mina Dos Estrellas. Y esta actividad representó el ingreso económico para muchas familias de este pueblo. Sin embargo, después del cierre de la mina, que provocó el exilio de mucha gente, don Joaquín Muñoz Orta emigró a Estados Unidos y en Chicago, se familiarizó con la fabricación de árboles de navidad. A su regreso, con su esposa María Elena Ruiz, empezaron a fabricar las esferas; entonces emprendió un trabajo alentador convirtiéndose en el pionero de este trabajo artesanal.

En 1964 montaron un pequeño taller en su casa. En 1965 nace la empresa más importante en su tipo, “Adornos Navideños”, la cual se posicionó y dio empleo a más de un millar de personas. El taller elaboraba millones de esferas al año, tanto para comercializar en interior del país como para exportar a otros países. De ahí surgieron cinco fábricas y más de 180 talleres familiares. Actualmente son más de 350 talleres artesanales que se dedican a la fabricación de este producto propio del tiempo decembrino, el cual tiene una producción de más de 50 millones de esferas anuales, convirtiéndose en el principal sustento para cientos de familias que dependen directamente de esta actividad.12ydic

Las esferas de vidrio soplado que adornan millones de hogares

Cientos de coloridos diseños en vidrio soplado cobran vida en las manos de los artesanos que laboran en los talleres artesanales de este pueblo; las mágicas esferas que adornan los hogares durante el tiempo de la Navidad llevan un proceso de cuatro pasos de forma completamente artesanal.

El soplado, que consiste es prender el soplete, regular el gas y prender el motor. Después se toman los tubos de vidrio transparente; estos se calientan con el soplete y se cortan en tramos, los cuales hay que soplar por un extremo para formar el bulbo, que resulta como una masa tipo chicle que con la boca y manos se moldea. Hay sopladores con una vasta experiencia, que llegan a soplar hasta 500 esferas por día.

El plateado, que consiste en metalizar con colores; en un recipiente con distintos activos, como sosa, azúcar, amoniaco, nitrato de plata, se mezclan y en el líquido caliente se mete la esfera para que adquiera el color.

La pintura; en este espacio, las esferas se pintan con una gran variad de colores, cada esfera lleva entre diez y 15 minutos, depende del tamaño y de la forma, y cada persona pinta alrededor de 2 mil esferas por día.

Y el decorado, un trabajo muy exquisito que lo realizan artistas en dibujo; por lo regular este cuarto paso lo hacen las mujeres que, antes de tomar este oficio, casi todas toman clases de dibujo, y con su sensibilidad, le dan un toque especial a cada esfera que es adornada con diversos motivos; se pinta con anilina o laca y finalmente se les añade diamantina multicolor. Después de secar, se colocan los casquillos y se empacan, para que estén listas para su comercialización.

Muchos de los talleres que trabajan estas artesanías son visitados por los turistas, quienes pueden apreciar y conocer de cerca el proceso de elaboración de las tradicionales esferas; pero también, de las innumerables figuras que los artesanos, con mucha creatividad, están elaborando, entre otras, las famosas campanas, una de las creaciones más difíciles que se elaboran en los talleres.

Otras artesanías, laboriosas y creativas

Los pobladores de Tlalpujahua, designado como Pueblo Mágico el 27 de junio del 2005, además de esferas de navideñas, también conjugan el ingenio y la creatividad para crear otras artesanías que complementan los adornos navideños, como los venados, carretas, bicicletas, pesebres y árboles de varas de rejalgar, y que actualmente es uno de los productos complementarios de la época navideña. Además, fabrican otras artesanías laboriosas como obras de arte talladas en cantera, herrería artística, cerámica de alta temperatura, arte plumaria, objetos en popotillo y orfebrería en plata.