14 1de3 3 FILEminimizer

 

La Santidad tiene que estar presente en nuestra vida

Alberto Calderón Ramírez

Al presidir la fiesta de la Parroquia de San Martín de Porres, de la colonia Industrial de Morelia, el pasado domingo 5 de noviembre por la tarde, el obispo auxiliar D. Carlos Suárez recordó a los feligreses que la santidad es la vocación de todo bautizado.

En la Eucaristía solemne, concelebrada por el párroco Jorge Yáñez Carmona y cuatro sacerdotes más, la cual tuvo lugar a las siete de la tarde, después de que los fieles de esta comunidad llevaran en procesión la imagen de San Martín de Porres por las calles de la colonia, el Obispo dijo también que la celebración de la fiesta de San Martín de Porres “nos tiene que recordar que nosotros estamos llamados a vivir la santidad en lo cotidiano de nuestra vida”.          

 En este contexto, don Carlos resaltó que San Martín fue un hombre humilde, rechazado y despreciado por ser mulato; lo veían como una vergüenza para la sociedad de ese tiempo; pero supo vivir su santidad en los quehaceres más sencillos de la vida: “Fray Martin, así en su humildad, hizo un bien inmenso, y encontró la santidad siguiendo la voluntad de Dios en la humildad de su trabajo”, destacó el Obispo.

Asimismo, Monseñor insistió en que en estos tiempos el Espíritu Santo sigue santificando las almas, y llamó a la comunidad a vivir la santidad en lo cotidiano de su vida, sobre todo en su familia: “La santidad es una palabra que tiene que estar presente en neutra vida y, para lograr esta meta, necesitamos estar decididos a seguir a Jesús; esa es nuestra vocación de bautizados”, concluyó.