puritzicuaro

Martín Rojas Arroyo

La comunidad de Santiago Puriatzícuaro (Mpio. de Maravatío), Mich., se preparó del 16 al 24 de julio del presente, con la Novena y Misa a las 5:30 am en las colonias y barrios, previo a la fiesta de su Santo Patrono Santiago Apóstol. Toda la comunidad, con fervor, se entregó a los diversos actos celebrativos, incluyendo la procesión por las calles con la imagen peregrina, misma que fue restaurada para beneplácito de sus devotos. Su parroquia acoge a un buen número de comunidades, entre éstas, Ucareo y Jeráhuaro.

Desde su fundación fue dedicado a su Santo Patrono, el Apóstol Santiago. Su festividad mantiene la pureza. Ha cobrado un sentido y convivencia social en que los ofrecimientos y las súplicas se elevan para que el Patrono interceda por ellos ante Dios.

El día 23 de julio del presente, a las 13:30 horas, se llevó a cabo la solemne Eucaristía y la administración del Sacramento de la Confirmación a 117 niños, niñas y jóvenes de manos del Obispo Auxiliar de Morelia, Mons. Herculano Medina Garfias, mismo que presidió la Misa, acompañado del párroco P. Francisco Almanza Moreno.

Durante la homilía, el obispo Herculano Medina Garfias recordó que durante la visita del papa Francisco a Morelia les dijo a los jóvenes estas palabras: Cristo Jesús tiene discípulos, pero no tiene sicarios. Ser discípulos de Dios es vivir como Cristo vivió; no le quitó la vida a ninguna persona, Él entregó la vida por nosotros, la entregó porque nos ama. Si tú no te has sabido amado por Dios, mira la Cruz; Él está aquí porque te ama y nos ama. Eso de inducir a otros al pecado es motivo de condenación también. Si escuchamos la Palabra de Dios hay que ponerla en práctica.

La culminación de la fiesta se realizó el 25 de julio, con el ofrecimiento de las “mañanitas”, Misa por los migrantes, Misa concelebrada por presbíteros de la foranía a las 13:00 horas, y a las seis de la tarde, cada uno de los habitantes devotos pasaron bajo el manto del Señor Santiago; muchos niños y adolescentes ataviados con el hábito del Santo Patrono, llevados por sus padres, cumplieron con esa promesa. Por la noche, se escuchó la música de las bandas que amenizaron estos festejos y disfrutaban de la quema de la pirotecnia.