59d2ae840El ser humano es a la vez obra y artífice del medio que lo rodea, el cual le da el sustento material y le brinda la oportunidad de desarrollarse intelectual, moral, social y espiritualmente. En la larga y tortuosa evolución de la especie humana en este planeta, se ha llegado a una etapa en que, gracias a la rápida aceleración de la ciencia y la tecnología, las personas han adquirido el poder de transformar, de innumerables maneras y en una escala sin precedentes, cuanto las rodea.

El próximo 5 de junio, se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, que fue establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas en 1972. El tema para 2019 gira en torno a la "Contaminación del aire"; es una llamada a la acción para ayudar a combatir un grave problema que afecta a millones de personas en todo el mundo. Entender los diferentes tipos de contaminación y cómo afectan a nuestra salud y al medio ambiente nos ayudará a tomar medidas para mejorar el aire que respiramos.

El Papa Francisco nos ha urgido a ser responsables de los bienes que Dios ha puesto en la Tierra. Cuidar el medio ambiente significa el esfuerzo por evitar el consumismo salvaje que hace que se degrade la “hermana y madre Tierra”. Sepamos escuchar los gritos de la Tierra, acosada por un brutal cambio climático y la "cultura del descarte". Seamos sensibles y actuemos con solidaridad, luchemos por nuestra casa común cuidando y protegiendo el medio ambiente con esperanza, diálogo y acción. Recordemos que «un crimen contra la naturaleza es un crimen contra nosotros mismos y un pecado contra Dios».

Cuidemos más nuestro entorno ambiental, disfrutemos lo que Dios nos da, seamos conscientes de que nosotros somos responsables del cuidado de la creación, el desarrollo humano integral, la preocupación por los pobres y las futuras generaciones.