jrtjhhfCon motivo de la celebración del Día del Maestro el próximo 15 de mayo, es digno de reconocer y felicitar a todos los maestros, asimismo, debemos valorar su trabajo por educar a los niños, adolescentes y jóvenes. La sociedad está llamada a reconocer su dedicación y entrega dentro y fuera de las aulas, consciente de que contribuyen a la formación de una mejor sociedad.

La tarea educativa nunca ha sido tan urgente y prioritaria dentro de nuestra sociedad como hoy. Ante la emergencia educativa, es indispensable unir esfuerzos entre instituciones, organizaciones y autoridades para cooperar en esta obra. Los niños, adolescentes y jóvenes necesitan de nuestro compromiso. Sería oportuno que todos los maestros miren más allá de las aulas para sentirse parte de esta gran “tarea” de educar en los valores humanos y civiles para tener y gozar de un mundo y una sociedad mejores. Recordemos que la tarea educativa es una vocación y misión en conjunto que requiere la corresponsabilidad de todos. Que la celebración del Día del Maestro suscite la esperanza de construir una sociedad más educada que se comprometa con la paz.

Don Vasco de Quiroga, una de las más notables personalidades del siglo XVI, se destacó como un gran humanista y educador. Los indios acudían en masa para ser atendidos por él, quien lograba entenderlos rápidamente, solucionando muchos de sus problemas legales. Les enseñó oficios y menesteres, la educación y el mejor modo de hacer el cultivo del campo; estimuló sus habilidades, inclinaciones e intereses de cada uno; fomentó la alegría y la verdadera fiesta, el esparcimiento, la cultura, el arte; instruyó en la política, practicaba la democracia y gracias a esta mezcla de valores se lograba que todos colaboraran en obtener el bien común, al promover la solidaridad y responsabilidad. ¡Felicidades a todos los maestros!