Para este frío, te recomiendo dos libros estupendos, Mac

22 dicdApreciado Mac:

Como estamos abrumados por informaciones políticas, hoy te platicaré de la gran “gozada” que disfruté al releer dos libros que dejaron profunda huella en mi alma hace algún tiempo. Y para mí volver a leerlos resultó un redescubrimiento no sólo espiritual, sino placentero, porque aunque ahora hay sistemas muy avanzados de lectura rápida, que son muy efectivos para informarse, pero que no te permiten disfrutar de una lectura lenta que ayude a descubrir la hermosura del mensaje del escritor, gozar de su estilo literario por atender a los cientos de libros que aparecen constantemente en el mercado. Atendí el consejo aquel de que “hay que leer mucho, pero pocos libros” y la experiencia resultó muy positiva. Te cuento:

Uno de ellos es del escritor holandés Henri J. M. Nowen con el título de El regreso del hijo pródigo. Meditaciones ante un cuadro de Rembrandt, en su edición número 19. ¡Qué hermosura de libro! No sólo te encanta la forma de escribir del autor, sino que nos da una cátedra del arte pictórico del artista holandés analizando cuidadosamente el cuadro, tratando de descubrir la psicología de los personajes que en él aparecen. Qué fina intuición del escritor, te lleva de la mano para desentrañar el significado de la parábola del Maestro Jesús y concluye que todos terminamos siendo el hijo pródigo, ingrato y manirroto que malbarata la herencia de su padre y termina sin poder siquiera probar la comida de los cerdos que cuidaba. Sigue comentando que somos el hijo envidioso al ver que su padre recibe al ingrato con una fiesta para celebrar su retorno, somos los personajes que aparecen en el cuadro sin mostrar ninguna emoción y termina expresando que al final, debemos parecernos al padre que todo lo perdona abrazando al hijo con una actitud de perdón y misericordia infinita.

Si te apresuras, creo que aún puedes conseguir esta obra, te sugiero que la leas detenidamente, sin prisas, e interiorizándote del profundo mensaje que está envuelto en sus páginas. ¡Corre a la librería más próxima y cómpralo cuanto antes! No te arrepentirás.

El otro libro es del inmenso escritor catalán José María Gironella, con el título de El Mediterráneo es un hombre disfrazado de mar. Dios le concedió al escritor un finísimo don para la observación de todo lo que veía en sus viajes por varios puntos del planeta. Yo diría, en mi modesta opinión, que Gironella es un Rembrandt de la literatura. Toma el pincel de las letras y, con ellas, nos pinta en forma perfecta el paisaje y la idiosincrasia de las gentes; su fino lente perceptivo nos lleva a conocer, por medio de las palabras, todos las impresiones visuales y emocionales de sus andanzas por el mundo. Todo el libro es una narración casi perfecta de su periplo por el “Mare Nostrum” de los romanos. Uno de los capítulos que más gocé es en el que narra sus impresiones al visitar la Acrópolis, ese portento de belleza creado por dos arquitectos griegos, genios inmortales, que dejaron una huella eterna en su patria: Ictinos y Calícrates. Te darás una idea muy clara de su obra perdurable leyendo este libro que ofrece más descripciones hermosas de su viaje por ese punto de nuestro pequeño planeta azul.

Si puedes leer estos libros, acrecentarás tu acervo espiritual y cultural. Te ofrezco, como siempre, un saludo lleno de cariño. Un fuerte abrazo, Mac.