centrosdeesc

Alberto Calderón Ramírez

“Con mucha esperanza, hoy la Arquidiócesis de Morelia, comprometida en la construcción de la paz, abre su primer Centro de Escucha y de Atención a Víctimas de la Violencia”, destacó el Sr. Arzobispo Don Carlos Garfias Merlos en la rueda de prensa que se organizó el pasado domingo 15 de octubre por la mañana, con motivo de la apertura del primer Centro de Escucha de la Arquidiócesis de Morelia.

Asimismo, durante la comparecencia ante los medios de comunicación que se llevó a cabo en las instalaciones de lo que será este centro, el Sr. Arzobispo señaló que se está trabajando en ofrecer a las personas, a las familias, a las comunidades, a los grupos y a la sociedad en general la presencia y acompañamiento como Iglesia Particular de Morelia, para juntos construir la paz. “Estoy preocupado por la realidad de nuestro Estado de Michoacán y comparto con ustedes sus frustraciones y esperanzas. Me duele la situación por la que pasan muchas personas. Les expreso a todos mi cariño y oración ante esa realidad. Desde hoy, como pastor preocupado por sus ovejas, ofrezco nuestro servicio de mediación entre las partes que pudieran estar en conflicto, a fin de que construyamos caminos que nos permitan alcanzar la verdad, la justicia, el perdón, la reconciliación y la paz”, manifestó el Pastor diocesano.

Al hacer la presentación oficial del primer Centro de Escucha y de Atención a Víctimas de la Violencia de la Arquidiócesis de Morelia, el cual estará ubicado en la calle Benito Juárez # 156 del Centro Morelia, en el cual también estará la sede del Observatorio de Pastoral, el Arzobispo de Morelia asimismo estuvo acompañado por los PP. Miguel Ángel Gaona, Coordinador de Pastoral Social; Juan Pablo Vargas, de la Dimensión de Justicia, Paz y Reconciliación; y Gustavo Martínez, coordinador de Cáritas Diocesana, quienes coordinarán el trabajo que se realizará conjuntamente con especialistas jurídicos, psicólogos, sociólogos y laicos comprometidos, para que desde aquí se apoye a todos aquellos que hayan sido víctimas de cualquier tipo de violencia (personas, familias, grupos, comunidades) para darles un proceso de acompañamiento integral (psicosocial, espiritual, pastoral y jurídico), como medios para alcanzar la sanación interior y la paz: “El signo hoy es poder decir: ya tenemos un centro, ya tenemos una casa, tenemos un lugar en donde los sacerdotes y sus colaboradores trabajarán con empeño para poder ofrecer el servicio ”, mencionó Don Carlos.

Por su parte, el P. Juan Pablo Vargas, coordinador de la Dimensión de Justicia, Paz y Reconciliación, enfatizó que este centro además brindará un acompañamiento al entorno más cercano de las víctimas de la violencia, es decir, a la familia, para ayudarles a llevar un proceso de sanación, psicológica y espiritual. “Iniciaremos nuestro trabajo apoyando a las víctimas directas, y a las familias que están dolidas, resentidas y que necesitan de este apoyo”, dijo el sacerdote.

El P. Miguel Ángel Gaona, Coordinador de Pastoral, insistió en que ante la creciente violencia intrafamiliar que se ha dado en los últimos tiempos, una de las principales características del Centro de Escucha será el de apoyar a las familias en situaciones de violencia.

Finalmente, el Sr. Arzobispo también informó que se tiene el proyecto cercano de poder tener un espacio para poder atender a muchos de los indigentes que deambulan en el centro de la ciudad. “Queremos consolidar el proyecto de ofrecerles un albergue y comida caliente a los indigentes, y así irle dando causa a esta necesidad inmediata que tiene nuestra gente”, concluyó el Arzobispo.