Frutos de paz para todo el mundo, pide el Papa Francisco

En su mensaje Urbi et Orbi llama en especial a la paz en Siria e implora que la luz de Cristo resucitado ilumine las conciencias de todos los políticos y militares para que se ponga fin al exterminio que está ocurriendo.

a2

oreja2

redes

2823

 

 

Sean misericordiosos

14y15 6

Ordenación de Diáconos

Alberto Calderón Ramírez

Una nueva generación, integrada por trece jóvenes egresados del Seminario Diocesano de Morelia, culminó su formación académica y espiritual, por este motivo fueron ordenados Diáconos por el Sr. Arzobispo D. Carlos Garfias Merlos, en la Eucaristía que tuvo lugar el jueves 25 de enero al mediodía en la Catedral de Morelia.

“A todos les saludo con mucho afecto y cariño en Cristo, nuestra paz, agradeciendo su participación en esta Celebración Eucarística, en la que nuestra Iglesia de Morelia se regocija por la Ordenación de 13 nuevos Diáconos, quienes colaborarán con nosotros en la evangelización, sobre todo ofreciendo consuelo, esperanza, comunión, servicio y paz en nuestra querida Arquidiócesis de Morelia”, destacó el Sr. Arzobispo al dirigirse a los más de 200 sacerdotes, los Obispos Auxiliares y la nutrida concurrencia que se dio cita para acompañar a estos jóvenes en su Ordenación Diaconal.

En el marco de la fiesta litúrgica de la Conversión de San Pablo, tuvo lugar la Misa de Ordenaciones, la cual dio inició en punto de las once de la mañana. Las puertas centrales de la Catedral se abrieron para dar paso a la procesión integrada por todo el alumnado del Seminario Diocesano de Morelia en todas sus etapas de formación, y los sacerdotes y Obispos concelebrantes.

Los trece jóvenes que durante más de 11 años se prepararon para este momento, llegaron al pie del altar acompañados de sus padres, quien les dieron la bendición, así los jóvenes se dispusieron a vivir esta acontecimiento tan importante y decisivo para su vida, mientras el Rector del Seminario, P. Martin Barbosa, los presentó a la asamblea y dio testimonio ante el Sr. Arzobispo de que estos jóvenes fueron considerados dignos para recibir el Orden del Diaconado.

Posteriormente, en la homilía, el Obispo invitó a la nutrida feligresía que abarrotó la Iglesia Catedral a contemplar con toda la Iglesia “el amor que Cristo nos tiene al seguir suscitando entre su pueblo a más jóvenes valientes que desean consagrar su vida al anuncio del Evangelio y al servicio de los hermanos a través del Ministerio Ordenado”, resaltó.

Asimismo, al dirigirse a los jóvenes que serían ordenados diáconos, el Sr. Arzobispo les recordó que, desde este día, serán llamados a desgastar su vida por el Maestro: “Como San Pablo, desde hoy se les pide que, al recibir el Orden del Diaconado, se comprometan a entregar su vida y a dedicarse afanosamente para que el amor de Cristo alcance y conquiste cada corazón humano, haciendo brillar su luz inextinguible”, les dijo.

El pastor diocesano invitó a considerar con atención el grado del ministerio que reciben, ya que les recordó que estarán al servicio de Cristo, y los llamó a dar testimonio del amor oblativo, llenos del Espíritu Santo y del gusto por las cosas de Dios. “Recuerden bien que estarán al servicio de los Obispos y los sacerdotes, de quienes serán sus colaboradores más cercanos. Israel, Félix, José Israel, Juan Carlos, Josué, Rafael de Jesús, Armando, Manuel Jesús, Hugo Alberto, Alfonso, Raúl, David y Néstor Armando, únanse cada vez más a Cristo y tomen su ejemplo, para que lo que Él hizo con sus discípulos y con los más necesitados, también lo hagan ustedes en su condición de diáconos, es decir, de servidores de Jesucristo y de sus hermanos”.

Los exhortó a servir con amor y alegría tanto a Dios como a los hombres. A comprometerse a conservar la fe revelada, con una conciencia limpia. Y les recordó que una parte importante de su ministerio estará marcada por el celibato, que es un don, para tener la total disponibilidad a la causa del Evangelio, al que libremente se han comprometido. “Éste será signo y, a la vez, estímulo de su caridad pastoral, así como fuente peculiar de fecundidad apostólica en el mundo. Por su celibato, tendrán la disponibilidad total para el servicio y les resultará más fácil consagrarse, sin dividir el corazón, al servicio de Dios y de los hombres. Tengan por raíz y cimiento la Fe, y vívanla siempre con alma limpia, mostrando en sus obras la palabra que proclaman”, destacó Don Carlos.

También les pidió ser misericordiosos con la sociedad tan lastimada por el flagelo de la violencia y la inseguridad: A ejemplo de Tata Vasco, poner en práctica la Misericordia de Dios y mostrarla en el servicio, “ésta será la forma precisa de hacer presente a Cristo con nuestros hermanos que sufren y han sido víctimas de las violencias”, afirmó.

Después de este momento, los elegidos realizaron sus promesas de obediencia y fidelidad a la Iglesia, y enseguida se postraron en tierra para orar; ellos en silencio, mientras la comunidad, proclamaba la Letanía de los Santos.

Con la imposición de manos y la plegaria de Ordenación, el Sr. Arzobispo finalmente les confirió el Diaconado a los treces jóvenes que, posteriormente, fueron revestidos con la estola y la dalmática –ornamentos propios de los Diáconos– y les fue entregado el libro de los Evangelios, como signo de que han sido llamados a proclamarlo a la asamblea de Dios, a enseñarlo y vivirlo fielmente.

Así, los trece nuevos Diáconos subieron al altar para participar por primera vez en el servicio litúrgico, y al final de la celebración impartieron la primera bendición al pueblo de Dios.

14y15 5

Los Diáconos participan de una manera especial en la misión y la gracia de Cristo. El Sacramento del Orden los marcó con un sello («carácter») que nadie puede hacer desaparecer y que los configura con Cristo, que se hizo «Diácono», es decir, el servidor de todos. Corresponde a los Diáconos, entre otras cosas, asistir al Obispo y a los presbíteros en la celebración de los divinos misterios, sobre todo de la Eucaristía y en la distribución de la misma, asistir a la celebración del Matrimonio y bendecirlo, proclamar el Evangelio y predicar, presidir las exequias y entregarse a los diversos servicios de la caridad (Catecismo de la Iglesia católica, N° 1570.5).

Las funciones del Diácono en la Iglesia Católica son: proclamar el Evangelio, predicar y asistir en el Altar; administrar el Sacramento del Bautismo, presidir la celebración del Sacramento del Matrimonio, conferir los sacramentales (tales como la bendición, el agua bendita, etc.) Llevar el Viático (Sacramento de la Eucaristía, así llamado cuando se administra particularmente a los enfermos que están en peligro de muerte), pero no puede administrar el Sacramento de la Unción de los Enfermos. Además, y siempre de acuerdo con lo que determine la jerarquía, puede: dirigir la administración de alguna parroquia; ser designado a cargo de una Diaconía; presidir la celebración dominical, aunque no consagrar la Eucaristía (lo cual corresponde a presbíteros y obispos). Puede además efectuar otros servicios, según las necesidades específicas de la Diócesis, particularmente todo aquello relacionado con la realización de obras de misericordia, y la animación de las comunidades en que se desempeñan.

portada2833

Cartas a Mí Mismo

Mac, nos falta educación para tener una democracia...
Mac, nos falta educación para tener una democracia

Apreciado amigo Mac: “El mundo está enfermo”, me decía un amigo platicando sobre los sucesos que se advierten al ver lo que pasa en el planeta. Palestinos e israelíes tienen muchos años peleando y matándose entre sí; en Siria hay una guerra infame en la que se usan armas químicas y asesinan a mujeres y niños; En el pa [ ... ]

Otros artículos

NOTICIAS PRINCIPALES

Por amor ¡HA RESUCITADO!
Por amor ¡HA RESUCITADO!

A toda la comunidad arquidiocesana de Morelia y a los hombres y mujeres de buena voluntad:   Les saludo a todos con mucho cariño en Cristo nuestra Paz, deseándoles unas ¡Fel [ ... ]

"Estuve hambriento... "

El pasado martes 20 de marzo, se inauguró, en las instalaciones de Cáritas Diocesana Morelia .A.P. (Zaragoza 230-3, Centro), el comedor “San Cayetano”, que prestará  [ ... ]

Hay que perdonarse y perdonar
Hay que perdonarse y perdonar

Una de las mayores dificultades humanas es perdonarse, pero mientras no nos perdonemos a nosotros mismos no lo haremos con nuestros prójimos. Cuando sucede eso, Dios tampoco nos perdona. Es [ ... ]

Entra el Señor de Araró a Zinapécuaro
Entra el Señor de Araró a Zinapécuaro

Florentino S. Fuentes Barrera Como sucede cada año, el miércoles previo a la Semana Santa, miles de feligreses católicos y devotos de la milagrosa imagen del Señor de Ar [ ... ]

Frutos de paz para todo el mundo, pide el Papa Fra...
Frutos de paz para todo el mundo, pide el Papa Francisco

Mensaje urbi et orbi del Santo Padre Francisco. Pascua 2018 Queridos hermanos y hermanas: ¡Feliz Pascua! Jesús ha resucitado de entre los muertos. Junto con el canto del Aleluya, res [ ... ]

Jesucristo Rey vencedor

Fiesta de la resurreción del Señor en Morelia.    Adrián Cirilo Amado En la búsqueda de hacer el bien a los demás, Jesús está con nosotros [ ... ]

Otros artículos